Aparece un oráculo en el Kerameikos de Atenas

Promedio: 5 (1 voto)

pozo cerámicoEl Kerameikos, situado al noroeste de la Acrópolis, era el barrio de la cerámica, allí donde vivían y trabajaban los alfareros de la actual capital griega. A la ya importancia y fama de este barrio se le suma ahora la honra de poseer un oráculo. Unos trabajos de excavación han descubierto un pozo con la misma inscripción repetida en más de veinte ocasiones. Al parecer, este pozo fue usado para algún tipo de rito de hidromancia para conocer el futuro.

En el año 2012 se llevaron a cabo los trabajos de limpieza del ónfalo ateniense hallado en el siglo XIX durante las excavaciones de Kyriakos Mylonas. Bajo el ombligo del mundo, y completadas las labores de saneamiento, apareció una losa de mármol que escondía una abertura. Jutta Stroszeck, perteneciente al Instituto Arqueológico Alemán de Atenas y directora de las excavaciones del Kerameikos, explicó a National Geographic que la aparición de esta piedra de mármol “motivó una investigación posterior que se ha desarrollado este año. El ónfalo fue levantado de forma segura con la ayuda de una grúa. Y entonces empezaron las emociones..."

Lo que surgió después de levantar el ónfalo y la losa de mármol fue un pozo circular en el que se repetía más de veinte veces la frase ΕΛΘΕ ΜΟΙ Ω ΠΑΙΑΝ ΦΕΡΩΝ ΤΟ ΜΑΝΤΕΙΟΝ ΑΛΗΘΕC: Ven a mí, oh Peán, portando el oráculo verdadero. Peán es uno de los epítetos que designan a Apolo. El descubrimiento tiene una gran importancia ya que según Stroszeck “por primera vez se ha descubierto un antiguo oráculo que estaba justo en el centro de Atenas", ningún indicio hacía pensar que Atenas hubiera tenido un centro de adivinación.

Así, al famosísimo oráculo de Delfos se le suma ahora este hallado en el Kerameikos ateniense. Jutta Strozeck ha confirmado que las labores de restauración continúan y que durante la segunda mitad del 2015 se harán públicos todos los hallazgos realizados.

Fuente: National Geographic y www.ancient-origins.es
Imagen: Archaeology News Network.
Imagen de portada: National Geographic.

Comentarios