Aparece un templo de Mitra en un castillo de Turquía

Sin votos (todavía)

Arqueólogo trabajando en el castillo de Zerzevan

El culto de Mitra, una divinidad oriental que llegó a Roma de la mano de los soldados que quedaron fascinados por su culto, tuvo una enorme importancia en época del Bajo Imperio Romano. Algunos historiadores han llegado a afirmar que, de no haber favorecido Constantino la implantación del cristianismo, habría sido el culto al dios Mitra el que se habría impuesto en el Imperio, cambiando con ello toda nuestra Historia. Como muestra de la expansión del culto a Mitra podemos citar la enorme cantidad de templos dedicados a este dios que los arqueólogos han descubierto en toda Europa y el Mediterráneo, muchos de ellos en un relativo buen estado de conservación. Muchos de los templos de Mitra fueron convertidos en iglesias cristianas cuando esta religión se convirtió en la única admitida por el poder político, en un proceso que en algunos casos pudo desarrollarse de forma violenta.

El último templo de Mitra del que tenemos noticia ha aparecido en Turquía, en la región de Çinar. Arqueólogos que trabajaban en el castillo de Zerzevan descubrieron que bajo sus cimientos se hallaban los restos de un mitreo que pudo estar en uso durante siglos antes de convertirse en iglesia cristiana. El profesor Aytaç Coşkun, director de las excavaciones, ha puesto de relieve que este puede ser uno de los pocos templos de Mitra que se han conservado en la frontera oriental del Imperio, algo que podría dar nuevos datos acerca de la expansión de este culto y su consolidación en Oriente. El templo de Zerzevan posee tres nichos en uno de sus extremos y los restos de lo que parece ser una gran piscina en la que se habrían desarrollado parte de las ceremonias en honor de Mitra. Por desgracia, el carácter mistérico de esta religión ha hecho que no hayan llegado textos de la misma, por lo que los historiadores apenas tienen datos concretos acerca de cómo era el culto a Mitra, algo que limita mucho las posibilidades de interpretación de los restos arqueológicos.

Por desgracia, la región de Çinar ha sufrido el azote del terrorismo en los últimos años, un panorama que parece haber mejorado ligeramente con la retirada de las tropas de Daesh al interior de Siria y su alejamiento de la frontera turca. Los responsables de las excavaciones se han mostrado esperanzados ante la posibilidad de que el fin del terrorismo les permita continuar con sus trabajos de forma segura al tiempo que los turistas regresan a esta zona de Oriente Próximo tan rica en patrimonio y, por desgracia, tan golpeada por la barbarie del terrorismo y la guerra.

Fuente: DailySabah

Comentarios