Concha Velasco triunfa en Mérida con "Hécuba"

Sin votos (todavía)

Escena de la tragedia HécubaUna de las principales características de las tragedias griegas es que su temática ha podido, puede y podrá aplicarse a todos los contextos históricos que se nos ocurran. El amor, los celos, la venganza... sentimientos todos que los grandes trágicos del siglo V a.C. supieron plasmar de una forma única en las páginas de sus obras. Y lo hicieron con una fuerza y una originalidad tales que sus sucesores tardaron siglos en volver a igualarles, si es que acaso alguno lo ha conseguido. Uno de estos temas es el del drama de la guerra y sus consecuencias para vencedores y vencidos. Esquilo, Sófocles y Eurípides fueron, cada uno a su manera, grandes críticos de los conflictos bélicos que tanta sangre derramaron en su época, en todas las épocas. Frente a algunos de sus contemporáneos, poetas que ensalzan la gloria y el honor de morir en la batalla, los trágicos van más allá y, en un dechado de modernidad sin igual, ponen su atención en los más débiles, las víctimas indefensas de la guerra, los que sufren sus consecuencias sin haber empuñado nunca un arma. Varias de sus tragedias tocan esta cuestión desde diversos puntos de vista, pero siempre trasladando la acción a un pasado mítico, de forma que pudieran criticar las consecuencias de la guerra sin poner en tela de juicio de forma directa a aquellos dirigentes políticos de su tiempo culpables de haber desencadenado nuevos conflictos.
La "Hécuba" de Eurípides es, junto con "Las troyanas" de este mismo autor, la tragedia que muestra de forma más cruda las consecuencias de la guerra en la piel de uno de los grupos más expuestos a las mismas: las mujeres. Hécuba, esposa del rey Príamo y madre de los príncipes troyanos, es tomada como prisionera por los griegos tras la toma de su ciudad, obligada a renunciar a su dignidad regia y a convertirse en la más humilde las esclavas tras presenciar como todos sus hijos y nietos son pasados por las armas. Hécuba representa la mujer madura que, pese a desear que la muerte se la lleve a ella en lugar de a los suyos, se ve obligada a continuar con vida en un mundo que ya no es el que ha conocido. Es, por tanto, un papel que requiere para su representación una actriz madura y con gran capacidad para el drama. El público asistente al estreno de "Hécuba" en Mérida, el pasado día uno de agosto, comprobó que en España hay una actriz cortada a la medida de este papel: Concha Velasco.
Con adaptación del texto de Juan Mayorga y dirección de José Carlos Plaza, la "Hécuba" representada en el teatro romano de Mérida permitió a Concha Velasco demostrar que se encuentra en el mejor momento de su carrera y que es capaz de enfrentarse a los grandes retos de la historia del teatro universal. Pese a que el elenco de actores que acompañaron a Concha Velasco estuvieron a la altura de lo requerido por la tragedia, no hay duda de que fue a actriz vallisoletana la que centró la atención del público y, tras una impecable actuación, recibió la mayoría de sus aplausos. Velasco agradeció a los asistentes el afecto brindado y tuvo unas palabras de recuerdo para el recientemente fallecido director Miguel Narros.
Pese a que Concha Velasco fue sin duda la protagonista de la noche, el estreno adquirió un cariz político en algunos momentos de la noche, tal y como ha ocurrido con otros montajes de esta edición del Festival Internacional de Teatro de Mérida. El director, José Carlos Plaza, aprovechó el momento de dirigirse al público tras la función para recordar que, aunque la venganza que mueve a Hécuba no puede ser el motor de la sociedad actual, el pueblo debe actuar para evitar que sus gobernantes, y aquí citó de forma explícita al presidente del gobierno, Mariano Rajoy, continúen mintiéndoles. Y, enfatizó, esta actuación no debe limitarse a los gritos desde las gradas de un teatro, sino que debe hacerse en la calle, en manifestaciones. El público respondió a esta arenga con aplausos y ovaciones, demostrando una vez más que los que llenan las gradas y pagan el precio de las entradas demandan otra política y otro tipo de dirigentes para nuestro país.
Este montaje de "Hécuba" permanecerá en Mérida hasta el día once de agosto y posteriormente iniciará una gira por los diversos teatros de España de varios meses de duración.

Comentarios