Dos cabezas de mula de bronce halladas en Tarragona

Sin votos (todavía)

Esculturas halladas en Tarragona

Durante los procesos de realización de unas obras en el solar del antiguo cuartel de la Guardia Civil, destinado a la construcción de varios bloques de viviendas, los obreros han realizado un sorprendente hallazgo que demuestra una vez más la riqueza y el esplendor de la Tarragona romana. Dos pequeñas esculturas metálicas en buen estado de conservación que representan las cabezas de dos equinos. Las dos piezas están realizadas con un notable realismo: giran la cabeza hacia un lado, provocando el movimiento de sus largas crines, y tienen la boca y los ollares abiertos, lo que acentúa aún más la sensación de movimiento.

Aunque en un primer momento se identificaron los dos animales con caballos, análisis posteriores han llevado a los arqueólogos a concluir que se trata de dos mulas. El principal elemento que ha llevado a los especialistas a tal conclusión es que las dos piezas parecen haber estado engarzadas originalmente en la estructura de un lecho de banquetes, un mueble fundamental en la vida social de los romanos. Los grandes banquetes eran el momento en el que los romanos, y los habitantes de las provincias que copiaron su modelo de vida, se relacionaban con sus iguales, hacían negocios y pasaban su tiempo de ocio. Estos lechos solían estar decorados con motivos relacionados con el dios Dionisos, divinidad protectora del vino y la embriguez, y que en consecuencia estaba muy presente en los banquetes donde el vino tenía un papel protagonista. Las mulas eran, además del carro tirado por tigres, la montura habitual de este dios y de los sátiros que le acompañaban como comitiva, por lo que es posible que se haya elegido a este animal como motivo decorativo en estos lechos destinados a los grandes banquetes. La mula, como animal híbrido y estéril, era considerado un paria dentro del reino animal, una criatura que vivía en los márgenes de la naturaleza, unas características que la hacían perfecta para formar parte de la iconografía del salvaje Dionisos.

Las dos cabezas de mula halladas en Tarragona presentan aún restos de plata y otras piezas más pequeñas engarzadas en ellas, y los arqueólogos no han dudado en destacar el hallazgo como uno de los más importantes de estos últimos años desde el punto de vista artístico.

ABC

Comentarios