El ayuntamiento de Roma proyecta suprimir la Via de los Foros Imperiales

Sin votos (todavía)

Via del Coliseo desde la Vía de los Foros ImperialesLa llamada Vía de los Foros Imperiales constituyó uno de los grandes proyectos urbanísticos de Mussolini en los años veinte y treinta para convertir Roma en un espacio monumental que reflejara la supuesta grandeza de la Italia fascista. Esta calle es, sin embargo, una gigantesca herida abierta en el corazón de la Urbe, una herida por la transcurre el tráfico rodado en abundabcia durante seis días a la semana, haciendo muy difícil la contemplación y el disfrute de uno de los enclaves culturales más atractivos y ricos del planeta. La Vía de los Foros va desde la Plaza de Venecia hasta el Coliseo, dejando a los lados y cubriendo parcialmente zonas como los foros de Trajano y Nerva e incluso parte del foro republicano. Lo que el gobierno fascista concibió como una gran avenida para celebrar sus marchas y mejorar la circulación, se ha convertido en un feo estorbo para el desarrollo turístico y arqueológico en la zona.
Para paliar esta situación, el ayuntamiento de Roma ha proyectado un plan de reformas que pretende eliminar esta carretera y devolver este espacio a los peatones de forma permanente, dotando de una unidad al área arqueológica de la que hoy carece por completo. Las comisiones encargadas del proyecto han tenido en cuenta no sólo el criterio cultural y turístico, sino también el impacto que la supresión de esta arteria tendría en el tráfico de la ciudad, concluyendo la mayoría de ellas que no resultaría un problema irresoluble para la circulación. Una vez retirado el asfalto de la carretera, podrá procederse a la excavación completa de este rico yacimiento. Los posibles descubrimientos que aquí puedan realizarse serían de una importancia enorme dado que estamos en el corazón de Roma, un lugar habitado desde época arcaica y nunca abandonado hasta la actualidad. Dentro del plan se ha previsto la construcción de pasarelas para que el público pueda visitar el enorme yacimiento sin afectar a los trabajos. Estamos, por tanto, ante un ambicioso proyecto para reintegrar los foros en la ciudad y devolver a los peatones su espacio en este lugar milenario. Pese a que desde el punto de vista de arqueólogos y amantes de la Antigüedad, la decisión de suprimir esta vía de circulación es muy positiva, no comparten la misma visión los comerciantes y vecinos de la zona, que temen que estas obras afecten a su vida diaria y a sus negocios. La batalla entre el ayuntamiento y los vecinos promete ser intensa, aunque las últimas declaraciones del alcalde y de algunos de los responsables del proyecto parecen demostrar que la decisión está tomada en firme y que poco le afectarán las protestas vecinales.

Fuente: La Reppublica

Comentarios