El fiscal pide prisión para los acusados de destruir dos sarcofagos romanos en Tarragona

Sin votos (todavía)

Momento del juicio contra los responsables de la destrucción de los sarcófagosEl 30 de septiembre de 2009 la promotora Tarracomar Inversiones SL y la constructora, Dragados y Construcciones S A. se encontraban realizando unas obras sobre el trazado de las via Augusta en Tarragona cuando uno de sus operarios topó con lo que parecia ser una gran plancha metálica enterrada. En ese momento saltaron todas las alarmas. Como posteriormente se demostró, estas empresas no contaban con licencia para construir en todo el terreno sobre el que pensaban edificar, y esta plancha metálica había sido hallada precisamente en una de estas zonas para las que no se había solicitado la licencia pertinente. Cualquier aviso a las autoridades o a especialistas arqueólogos habría sacado a la luz estas irregularidades, motivo por el cual los responsables de la obra decidieron ocultar el hallazgo. Tras continuar excavando, sacaron a la luz dos sarcófagos romanos con restos humanos en su interior, uno de un niño y el segundo de un adulto. Uno de los sarcofagos fue destruído de inmediato, mientras los restos humanos quedaban enterrados a poca distancia de las fosas donde originalmente habían sido depositados. El segundo sarcófago fue enterrado del mismo modo para poder continuar con los trabajos de construcción.

Pese al cuidado con el que los responsables de la obra cometieron estas atrocidades, el hallazgo de restos romanos acabó filtrándose a la prensa. El Diari de Tarragona publicó sus sospechas acerca de la destrucción del patrimonio que se estaba llevando a cabo en este enclave, y logró con ello que la Fiscalía paralizara los trabajos y procediera a ordenar una investigación. Arqueólogos encargados de realizar una excavación de emergencia lograron encontrar el segundo sarcófago, muy dañado, así como los restos humanos correspondientes al primero, iniciándose de inmediato un proceso judicial contra los responsables del crimen.

Tras cinco de años de investigación, la lista de acusados quedó reducida a los responsables últimos de la decisión de destruir los sarcófagos y ocultar a las autoridades el hallazgo. Los acusados han afirmado desconocer la importancia de esas piezas, argumentando para excusar su destrucción que pensaban que se trataba tan solo de unos hierros viejos sin valor alguno. Numerosos trabajadores y testifgos han afirmado, por el contrario, que los sarcófagos fueron extraídos y pasaron varios días al descubierto, de forma que era evidente que se trataba de una pieza arqueológica de una antigüedad considerable. Tras escuchar todos los testimonios, el fiscal retiró los cargos contra uno de los acusados, aceptando su alegato de inocencia, mientras que para el resto pide penas de más de dos años de prisión asi como una fuerte multa económica. Las empresas responsables, para evitar condenas mayores, aceptaron ya al inicio del proceso, pagar unas reparaciones de 13.000 euros en el caso de Tarracomar y 56.000 en el caso de Dragados y Construcciones. Una vez finalizada la vista oral, el caso ha quedado visto para sentencia.

Fuente: Diari de Tarragona

Comentarios