Hallada una embarcación romana extraordinariamente bien conservada

Sin votos (todavía)

El Institut Balear d'Estudis en Arqueologia Maritima (IBEAM) ha informado recientemente del hallazgo de un pecio romano en aguas de la isla de Cabrera que, por el momento, no han podido fechar con exactitud, pero cuyo buen estado de conservación ha provocado el asombro de los arqueólogos que han participado en las labores de reconocimiento.

Restos del pecio Cabrera XIV

En especial, ha llamado su atención la multitud de ánforas que se encontraban en el fondo marino, a 70 metros de la superficie, y cuya disposición hace casi dos mil años coincidiría muy probablemente con la que hace pocos días contemplaron los buzos. La cerámica, que, por lo que podemos ver en algunas de las fotografías que la IBEAM ha publicado, han sido colonizadas por morenas y otras alimañas submarinas, se concentra y forma un túmulo de 15 metros de largo por 10 de ancho. Como podíamos esperar, ya se ha aventurado alguna conjetura relacionada con el garum, ese condimento tan propio de la cocina romana fabricado a partir de pescado azul. La ruta del garum salía de la costa gaditana y avanzaba por todo el levante español, sur de Francia y costas de Liguria y Toscana, hasta llegar a Roma. El atajo a través de las Islas Baleares y Cerdeña y Córcega, por supuesto, sería también una alternativa. Por esta razón, los pecios romanos con carga de ánforas encontrados en el Mediterráneo noroccidental suelen atribuirse al comercio, entre otros productos, de esta exquisitez culinaria.

En cuanto al nuevo hallazgo, la información vertida sobre los medios es confusa y contradictoria. Parece ser que un grupo de personas divisó de alguna manera restos de la cerámica antigua en el fondo submarino del archipiélago de la isla de Cabrera y, ante la sorpresa, decidió llamar al IBEAM para que llevara a cabo las labores de sondeo necesarias para la confirmación de la localización de un nuevo yacimiento. Tras el sondeo, el IBAEM expresó con suma satisfacción el estado de conservación en el que se encontraba el pecio romano. Dado el estado de conservación del contenido del barco, se ha mencionado la posibilidad de que existan aún restos de la madera de la nave hundida. Aunque el descubrimiento es aún demasiado reciente, se ha realizado una primera datación que daría al barco una edad de entre 1600 y 1800 años.

La zona en la que se ha producido el hallazgo, en el Parque nacional marítimo-terrestre del Archipiélago de Cabrera, es un entorno natural protegido; probablemente a esto se deban la excelente situación en la que se encuentra el pecio.

El Institut Balear d'Estudis en Arqueologia Maritima ha traído de su primera inmersión una buena cantidad de fotos en alta definición, lo que ha permitido construir un mapa digital de la embarcación, y ha publicado un vídeo (arriba) para compartir con todos los interesados la emoción que sintieran los arqueólogos submarinos. Además, el IBEAM se encuentra a cargo de dos proyectos de relevancia en las islas de Formentera y Mallorca.

Fauna entre los restos del Cabrera XIV

Fauna entre los restos del Cabrera XIV

Fuentes: IBEAM y Nautical News Today

Comentarios