La moneda que hizo más joven al acueducto de Segovia

Sin votos (todavía)

El acueducto de Segovia

Si existe algún monumento que represente en la imaginación de todo el mundo la Hispania romana, ése es sin duda el acueducto de Segovia. Con sus arcos milenarios, preside la ciudad de Segovia desde hace cerca de dos milenios, siendo el orgullo de todos sus habitantes y el motivo de admiración para los miles de turistas que cada semana se acercan a este rincón de Castilla para disfrutar de su grandeza regada por los insuperables vinos y manjares de la tierra. Historiadores y arqueólogos han estudiado hasta la saciedad el acueducto de Segovia, uno de los mejores conservados del mundo, determinando que su construcción se realizó en el año 98 d.C., en los primeros tiempos del reinado del emperador Trajano, el primer hispano que vistió la púrpura imperial.

¿Es la fecha del 98 d.C. la datación definitiva del acueducto? Aunque todo parecía apuntar que así era, recientes investigaciones han obligado a atrasar esta fecha hasta al menos el 112 d.C., es decir, los últimos años del gobierno de Trajano. ¿Qué ha llevado a los investigadores a cambiar una fecha que se consideraba canónica? Reunidos en el encuentro Ciudades Romanas del Valle del Duero, un grupo de arqueólogos e historiadores, entre los que destacan el director del Museo de Segovia Santiago Martínez Caballero, el profesor de la UNED Víctor Manuel Cabañero Martín, el investigador Luciano Municio, y los arqueólogos segovianos Clara Martín García y José Miguel Labrador Vielva, ha presentado las conclusiones de sus estudios realizados sobre una excavación llevada a cabo en los años noventa por el arqueólogo Germán Prieto Vázquez. Esta excavación tuvo lugar en la zona donde se asientan tres de los principales pilares del acueducto, y los materiales extraídos pueden datarse sin problemas en el momento de construcción del mismo. Ha sido en concreto la aparición de una moneda emitida entre los años 112 y 116 d.C. lo que ha obligado a revisar la fecha de construcción del monumento. Si admitimos que la moneda fue depositada en este lugar en el momento en el que se erigían estos enormes pilares, y todo en el registro arqueológico apunta a que es así, no podemos fechar la construcción en una fecha anterior al 112 d.C. en la que la moneda fue acuñada. De hecho, la fecha del 112 d.C. es sólo el término máximo hasta el que podemos llevar la datación, pero lo más probable es que la moneda ya llevara un tiempo circulando cuando acabó enterrada en este lugar, lo que nos obligaría a admitir que el acueducto de Segovia no fue construido en tiempos de Trajano, sino de su sucesor Adriano, el segundo emperador hispano que se hizo con el poder en Roma.

Esta nueva interpretación tiene una base mucho más sólida que todas las presentadas hasta la fecha, incluida la más conocida, la del 98 d.C., que fue propuesta originalmente por el gran historiador y arqueólogo Geza Alföldy a finales del siglo XIX basándose en una inscripción perdida en la que él consideraba que tenía que aparecer el nombre de Trajano. Aunque a nivel de interpretación histórica, este baile de fechas no resulta muy significativo, pues las épocas de Trajano y Adriano fueron de gran estabilidad y continuidad, sí obligará, en caso de que la propuesta triunfe, a las autoridades municipales de Segovia a modificar todos los carteles y folletos destinados al turismo.

Fuente: El País

Comentarios