La tormenta saca a la luz en Cádiz los restos de un acueducto romano

Sin votos (todavía)

Restos del acueducto romano de Cádiz

Según la mayoría de los investigadores, Cádiz puede presumir de ser la ciudad más antigua de la Península Ibérica. La fecha mítica de su fundación por los fenicios, en torno al año 1000 a.C., fue durante mucho tiempo rechazada por arqueólogos e historiadores y considerada una exageración de los autores griegos, pero a medida que nuestro conocimiento de los restos materiales de la ciudad va aumentando nos acercamos cada vez más a la confirmación de esta fecha. Tenga Cádiz tres mil años de antigüedad o tengamos que escatimarle un par de siglos a esta maravillosa ciudad, lo cierto es que una historia tan prolongada permite acumular una ingente cantidad de restos arqueológicos y cultura material enterrado bajo la superficie. Restos que afloran en los momentos más inesperados.

Esto es lo que ocurrió la pasada semana cuando, debido al fuerte temporal que azotó la costa atlántica de Andalucía, salieron a la luz restos restos arquitectónicos que antes yacían escondidos a la vista humana. En concreto, se han hallado los restos de una calzada del siglo XVII y de un acueducto de época romana, todos ellos muy deteriorados por siglos bajo la arena de la playa. En concreto, este acontecimiento ha tenido lugar en la playa de Cortadura, un espacio que se encuentra en paralelo a la carretera que une la ciudad de Cádiz con la localidad cercana de San Fernando. Las lluvias, el viento y el fuerte oleaje retiraron la arena de la playa y dejaron al descubierto estos restos, por lo que al terminar el temporal un grupo de curiosos acudió a contemplar la escena. Algunos de los visitantes llegaron incluso a excavar en las inmediaciones con la idea de llevarse un recuerdo o de descubrir qué más había bajo las arenas de la playa. Fue en este punto cuando intervinieron los trabajadores de la Asociación para la Difusión e Investigación del Patrimonio de Cádiz (Adip), que pusieron freno a la actividad de los curiosos con el objetivo de preservar los restos y evitar que en caso de que apareciera algún objeto de pequeño tamaño este fuera movido y se estropeara su contexto de cara a una posible investigación. Finalmente la policía local se personó en el lugar y acordonó la zona, de forma que los arqueólogos municipales pudieran entrar a constatar el valor de lo hallado y ofrecer una primera interpretación.

La calzada de los siglos XVI y XVII fue destruida por el maremoto que afectó a Cádiz en el siglo XVIII como consecuencia del terremoto de Lisboa, por lo que quedó olvidada y sepultada por la arena. Más interesante aún resultan los restos de un acueducto del siglo I d.C. construido en tiempos de la dinastía Julio-Claudia. De este acueducto se decía que era uno de los más largos de Hispania, aunque apenas han quedado restos de él. A pesar de que se conocía su existencia y se habían encontrado algunos trozos hace décadas, el hallazgo de la playa de Cortadura permitirá a los arqueólogos completar su información acerca del mismo. Es posible además que bajo la carretera de época de los Austrias se encuentren restos de un camino medieval y una calzada romana.

Fuente: El País

Comentarios