La UNESCO y el gran museo submarino de Alejandría

Sin votos (todavía)

Muestra digital del que será el gran museo sumergido de Alejandría

La ciudad de Alejandría fue, desde el mismo momento de su fundación a manos de Alejandro Magno, uno de los grandes focos culturales del Mediterráneo antiguo. La ciudad prosperó como capital y centro administrativo del reino helenístico de los Ptolomeos, y mantuvo su prestigio durante siglos después de caer en manos romanas. Alejandría fue un importante enclave cultural tanto en tiempos paganos, piénsese sólo en su célebre Biblioteca, como en tiempos cristianos.

Los cambios en la línea de la costa han hecho que muchos de los grandes monumentos de la Alejandría antigua estén hoy bajo las aguas, donde resulta muy difícil no ya sólo excavarlos y sacarlos a la luz, sino simplemente protegerlos del paso del tiempo y la acción de los ladrones y los cazadores de tesoros. Aunque han sido muchas las expediciones de arqueólogos y submarinistas que han tratado de sacar a la luz estos tesoros, una gran cantidad de este patrimonio permanece bajo las aguas. Al peligro representado por posibles saqueadores hay que añadirle otro problema: la bahía de Alejandría es una región muy industrializada, por lo que sus aguas están fuertemente contaminadas. Los vertidos y los contaminantes presenten en el agua no sólo hacen muy difícil el trabajo de los arqueólogos, complicando la visibilidad, sino que aceleran el proceso de degradación de los objetos y los monumentos sumergidos.

Muestra digital del que será el gran museo sumergido de Alejandría

Por estos motivos, la UNESCO ha desarrollado desde mediados del siglo XX todo tipo de acciones de rescate y mejora de las condiciones de este patrimonio. En colaboración con el gobierno egipcio y con la ayuda de otros muchos países, se han llevado a cabo excavaciones de emergencia y programas de protección del patrimonio sumergido, sin que ninguna de estas medidas haya logrado ofrecer una solución definitiva a la cuestión de las ruinas de Alejandría. El proyecto estrella de la UNESCO, sin embargo, no ha podido llevarse a la práctica por falta de fondos. Se trata de la construcción de un inmenso museo submarino que albergara las piezas y monumentos hundidos frente a las costas de Alejandría sin necesidad de moverlos del lugar en el que se encuentran. Como si de un gran acuario se tratara, el visitante podría observar la belleza de la antigua Alejandría hundida bajo las aguas, gracias a la construcción de enormes paneles de vidrio y pasarelas transparentes que le permitirían descender muchos metros bajo el nivel del mar. La UNESCO comenzó los contactos con el gobierno egipcio en el año 2006, y desde el 2009 un equipo de expertos estudian la viabilidad de este proyecto de forma minuciosa. Se han llegado incluso a encargar los planos al arquitecto francés Jacques Rougerie, que no sólo se ha limitado a dibujar la planta del edificio sino que ha realizado una serie de vistas virtuales gracias a la tecnología digital para que podamos hacernos una idea de cómo quedaría el proyecto una vez concluido.

Las últimas noticias que han trascendido acerca de este proyecto es que el gobierno egipcio está demostrando un gran interés en su realización en fechas próximas, ya que la apertura de este museo, el primero de sus características en todo el mundo, conseguiría revitalizar el turismo en el país después de las sucesivas crisis y problemas surgidos por el terrorismo islamista y la inestabilidad política en la tierra de los faraones.

Fuente: UNESCO

Comentarios