Los juguetes romanos llegan a Mérida

Sin votos (todavía)

Parte de la exposición Juegos y Juguetes de Emérita Augusta

Desde que los historiadores franceses de la escuela de Annales rompieran con la tradicional forma de hacer una Historia centrada en los grandes acontecimientos y personajes, los grandes olvidados comenzaron a aparecer en las páginas de los trabajos de investigación y divulgación. Las mujeres, los esclavos, los marginados, los niños... todos los ausentes de las páginas de la Historia se convirtieron en protagonistas gracias a la labor de investigación de numerosos especialistas que les dedicaron sus trabajos. El tema de la infancia comenzó entonces a tener una cierta entidad, a pesar de las dificultades que existen para reconstruir el mundo de los niños en algunas épocas.

En lo que atañe a la Historia de Roma, el mundo infantil resulta muy difícil de estudiar debido al silencio casi total de las fuentes literarias y a las limitaciones de la arqueología. Sin embargo, con el paso de las décadas arqueólogos e historiadores han conseguido reconstruir un panorama bastante completo de cómo era la vida de los más pequeños en la Antigua Roma, desde el nacimiento hasta que llegaban a la edad adulta. Los juegos han sido uno de los grandes temas estudiados debido al peso que esta actividad ha tenido y tiene en la vida de los niños. ¿A qué jugaban los niños romanos? ¿Cómo eran los juguetes de los que disponían? ¿Qué diferencia había entre los juegos de los niños de clase alta y clase baja?

Para esclarecer algunas de estas preguntas, el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida ha inaugurado una exposición con el título "Juegos y Juguetes de Augusta Emérita", en la que los visitantes podrán contemplar una amplia selección de objetos relacionados con la infancia que los arqueólogos han conseguido rescatar de la noche de los tiempos. En el caso de Mérida, estos objetos se han encontrado en yacimientos arqueológicos ligados a antiguos vertederos, las entradas del teatro y el anfiteatro y los enterramientos infantiles. Contextos arqueológicos, por tanto, muy difíciles, ya que no permiten la interpretación directa de los objetos hallados. En muchas ocasiones, lo que los arqueólogos han considerado en un primer momento que era un juguete ha resultado ser un objeto con una utilidad muy diferente a este uso lúdico.

En esta exposición no sólo se exhiben juguetes de niño, sino que también tienen una amplia representación los juegos con los que los adultos pasaban su tiempo de ocio, algunos de los cuales han sobrevivido hasta nuestros días más o menos trasformados y adaptados. Los romanos eran muy aficionados a algunos juegos de tableros, y especialmente a los dados, un entretenimiento que movía mucho dinero en forma de apuestas y que podía degenerar en auténticos combates entre los jugadores. La exposición cuenta incluso con un dado trucado para que el lanzador obtuviera el resultado deseado, una muestra indudable de que las trampas en estos juegos estaban a la orden del día.

Para el director del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, José María Álvarez Martínez, esta exposición hará las delicias del público, ya que los juegos y los juguetes son una manera perfecta de acercarnos a la realidad cotidiana de los antiguos romanos y a sentirnos más cerca de ellos. "Juegos y Juguetes de Augusta Emérita" puede ser visitada hasta finales de año, y se espera que miles de amantes de la Cultura Clásica se acerquen a disfrutar de la exposición, especialmente en la temporada de verano coincidiendo con el Festival de Teatro Clásico de Mérida.

Fuente: 20 Minutos

Comentarios