Los terroristas dejan Palmira plagada de explosivos tras su retirada

Sin votos (todavía)

Teatro romano en Palmira

Ante la inminente llegada a Palmira de las tropas del ejército sirio, apoyado en su avance por la aviación rusa, los terroristas de Daesh decidieron emplear una estrategia de tierra quemada para no dejar nada en pie a su paso. Para cumplir este objetivo, llenaron de minas y explosivos los principales edificios y monumentos de la ciudad de Palmira, con el objetivo de detonarlos desde la distancia una vez las tropas fieles a Bashar al-Assad hubieran penetrado en la zona. Este tipo de maniobras son muy frecuentes en las retiradas de los yihadistas de Daesh, que consiguen así eliminar efectivos del enemigo al tiempo que culminan su labor de destrucción de los restos de la cultura clásica que ellos consideran incompatible con el Islam.

En esta ocasión, sin embargo, las tropas sirias se han adelantado a sus movimientos y han conseguido desactivar todas las minas colocadas en Palmira antes de que los terroristas pudieran hacer uso de ellas. Talal al-Barazi, el gobernador de la provincia de Homs, ha declarado a la prensa que, aunque aún quedan algunas zonas sospechosas de contener explosivos, los principales focos ya han sido eliminados por los artificieros del ejército, evitando que se causaron daños mayores a las ruinas de Palmira. Cuerpos especiales enviados desde Rusia han colaborado con las tropas sirias para eliminar estas minas y desactivar los explosivos de forma segura. Una vez la ciudad sea del todo segura y se hayan eliminado todos los riesgos, se procederá a devolver el suministro de agua y electricidad a la zona, de forma que sus habitantes puedan volver a tener una vida lo más normal posible dadas las circunstancias.

En cuanto al estado de las ruinas, Talal al-Barazi se ha mostrado optimista ante los medios, afirmando que se encuentran en un estado mejor de lo que él mismo se esperaba. Aunque algunos monumentos como el templo de Baal o el gran arco del triunfo han sido destruidos, otras zonas han quedado casi intactas y no han sido dañadas por los terroristas de Daesh. Incluso algunas piezas destruidas, como el llamado león de Al-Lat, podrán ser reconstruidas una vez se hayan reunido todos sus fragmentos y hayan podido desplazarse hasta Palmira especialistas en arte antiguo que puedan iniciar las labores de restauración.

¿Cuál es el motivo de que Daesh haya minimizado los daños en el yacimiento de Palmira? Según ha declarado a la prensa Maamoun Abdulkarim, jefe sirio de Antigüedades, los líderes del Daesh fueron informados de que si la destrucción de monumentos continuaba en Palmira tendrían que hacer frente a un levantamiento generalizado de la población, que no toleraría que su patrimonio quedara convertido en escombros. Ante esta situación, y dado el precario control que ejercían sobre la zona, los terroristas decidieron no soliviantar a la población sometida y detuvieron su política de destrucción de restos culturales.

Peor suerte han corrido las piezas más pequeñas que albergaba el Museo Arqueológico de Palmira, ya que al ser más manejables han sido saqueadas en su mayoría o destruidas con mucha más facilidad.

Fuente: RTVE

Comentarios