Mis soldados se han quedado sin cerveza, traed más

Sin votos (todavía)
Nico | Noticia | 14/07/2017 - 11:53Comenta

VindolandaSe han encontrado nuevos hallazgos de correspondencia en el famoso campamento militar de Vindolanda. Este castra que contaba con legionarios custodios del Muro de Adriano, está siendo uno de los más productivos en cuanto a descubrimientos se refiere. Hace ya unas decadas apareció una partida de cartas de los soldados a sus familias o de los oficiales pidiendo nuevas órdenes. Esta semana se han vuelto a encontrar otro puñado de cartas que nos desvelan cómo era la vida en el campamento.

El descubrimiento de la correspondencia suma un total de 25 cartas de hace unos 2000 años que actualmente van a ser examinadas con infrarrojos para poder leer sin equivocación el contenido de estas. Están escritas con tinta negra en pequeñas y finas tiras de madera de abedul, aunque muchas de ellas, gracias a lo bien conservadas que están, se pueden leer casi sin dificultad. La que más curiosidad ha generado es la del legionario Masclus, ya conocido por los mensajes hallados en este mismo fuerte en la década de los 70 y 90. En ella el soldado advierte de que se han quedado sin cerveza y requiere, por favor, que envíen una nueva partida. También pide a sus oficiales un pequeño commeatus permiso. Lo que esta tablilla refleja es cómo las tropas de Roma acantonadas al pie del Muro de Adriano se acostumbraban al estilo de vida de la zona. Lo que para ellos era una bebida de bárbaros, pues en Roma preferían un buen Falerno, acabó convirtiéndose en algo de vital importancia.

Hay otra carta que a simple vista también ha despertado la curiosidad de los arqueólogos. Aunque su mensaje no se lee con claridad, lo que resulta curioso es el cuidado que se puso en su realización. El soporte es madera de roble y no de abedul, y en vez de ser una fina lámina son dos plegadas, lo que hace que la tinta del mensaje quede resguardada y dure más el contenido. Aparte del mensaje pidiendo cerveza, también hay invitaciones a cumpleaños, listas de insultos a la gente local y, algo novedoso y al parecer único en Europa, el escrito a mano más antiguo realizado por una mujer. Se trata de un mensaje entre esposas de oficiales.

VindolandaQuien dirige las excavaciones es el Dr. Robin Birley, cuyo padre descubrió las primeras cartas. “Yo era un chaval de 17 años cuando se encontraron las primeras cartas, y cada temporada desde entonces he tenido la esperanza, aunque nunca lo esperé realmente, de que pudieran aparecer más. Mi padre ha estado algo enfermo recientemente, pero cuando llegué a casa descorchó una botella de champán, y ya está considerablemente más vacía” confesó a la revista The Guardian.

Por ahora solo nos queda esperar unos meses hasta que los expertos descifren el contenido de las cartas y podamos tener aún más claro cómo era el día a día en un campamento militar en uno de los confines del Imperio.

Fuente: The Guardian y ancient-origins
Imagen de Portada: The Guardian
Imágenes de cuerpo: ancient-origins.es

Comentarios