¿Pertenece la tumba de Anfípolis a la madre de Alejandro Magno?

Sin votos (todavía)

Desde que se cobrara conciencia de la magnitud de la tumba hallada en Anfípolis, las teorías acerca de a quién podía pertenecer este monumento funerario se han sucedido en la prensa especializada y en los medios de comunicación de masas. ¿Quién está enterrado en esa colosal estructura que está fascinando al mundo a medida que los arqueólogos avanzan en sus trabajos? Los más osados no dudaron en afirmar que podría ser una tumba preparada para el propio Alejandro Magno, muerto en Babilonia y cuyo cuerpo, pese a que acabó reposando en Alejandría por una maniobra del general Ptolomeo, estaría en principio destinado a ser enterrado en Anfípolis. Otros, más prudentes, hablan de algún importante personaje de la corte macedonia, incluyendo a algunos de los grandes generales de Alejandro, como el almirante Nearco. No han faltado quienes han querido restar importancia a este yacimiento, afirmando que la tumba sería ya de época romana, algo que los arqueólogos encargados de las excavaciones en Anfípolis han desmentido de forma tajante.

Busto de Olimpia, madre de AlejandroTodas estas teorías, sin embargo, se han basado en puras especulaciones sin fundamento. Sólo una de las muchas hipótesis que se han hecho públicas ha presentado argumentos que pueden ser tenidos en cuenta por los historiadores. El helenista Andrew Chugg opina que el personaje enterrado en Anfípolis no sería otro que Olimpia, madre de Alejandro Magno. La reina de Macedonia, esposa de Filipo II, es uno de los personajes femeninos más carismáticos de la Antigüedad. Con un carácter rebelde e indomable, Olimpia atrajo la atención de biógrafos e historiadores, que nos narran numerosas anecdotas de su vida, entre las cuales destaca su pasión por los cultos mistéricos en general, y de Dionisos en particular. Esta veneración que la reina sentía hacia Dionisos, atestiguada entre otros por Plutarco, es el argumento que utiliza el doctor Chugg para formular su hipótesis. Según este especialista, las cariátides halladas en la segunda cámara serían en realidad "klodones", sacerdotisas encargadas del culto a este dios. Las cestas que parecen lucir en su cabeza habrían sido utilizadas para transportar serpientes, animal consagrado a Dionisos que siempre fascinó a la reina Olimpia, hasta el punto de llegar a tener varios como mascotas en sus palacios.

La hipótesis de Andrew Chugg podría verse confirmada o refutada muy pronto, pues los arqueólogos están muy cerca de abrir la puerta que da acceso a una cuarta cámara, situada a mayor profundidad y, posiblemente, el lugar en el que se encuentra el sepulcro que da sentido a la colosal estructura.

Fuente: Discovery News

Cariátides de la tumba de Anfipolis

Comentarios