Tras la pista de una escultura de bronce hispana robada en el siglo XIX

Sin votos (todavía)

El profesor Manuel Olcina, director técnico del museo Arqueológico de Alicante, ha dedicado toda su vida profesional a estudiar la escultura romana en Hispania, con especial atención a las piezas de bronce y otros metales. En sus estudios, el profesor Olcina ha incluido siempre una pieza de gran importancia, una estatua de bronce que representa a un hombre togado, la segunda más importante de cuantas se han hallado en España con esta tipología. Por desgracia, esta escultura, hallada en Pamplona y conocida por ello como "Pompaelo", fue robada pocos días después de su descubrimiento a finales del siglo XIX, motivo por el cual los especialistas sólo han podido analizarla mediante las escasas fotografías que llegaron a tomarse de la pieza. Durante más de un siglo, la escultura ha permanecido perdida, en apariencia de forma irremediable. Sin embargo, durante el transcurso de un congreso en la ciudad alemana de Aalen, Manuel Olcina se llevó una agradable sorpresa. Tras su intervención acerca de los bronces hispanos, en la que incluyó también referencias a la perdida "Pompaelo", una especialista norteamericana, Carol C. Mattusch, afirmó haber visto esta escultura en la colección privada de John Kluge, y que ella misma había sido la responsable de su catalogación en 1996. La doctora Mattusch afirmó que por desgracia la escultura no se encuentra ya en esta colección, sino que fue posteriormente subastada por la casa Christie`s, sin que se conozca el comprador. Christie´s, se desconoce si por mala fe o por desconocimiento, presentaba la pieza como un bronce romano hallado en el sur de Francia, lo cual despistaba a los posibles especialistas que pudieran haber identificado la escultura robada en España en el siglo XIX.

En cuanto pudo confirmar la información, Manuel Olcina se puso manos a la obra para elaborar un informe que llegara a manos del Ministerio de Cultura y los principales museos de España, de forma que las autoridades pudieran iniciar las pesquisas pertinentes para lograr la reclamación de la escultura y su vuelta a España. Tal y como el director del MARQ ha declarado a la prensa, la "Pompaelo" es una pieza de extraordinaria calidad, con una factura muy cuidada, por lo que sin duda tuvo que representar a un personaje relevante de la época del Principado. Hay que añadir además que este tipo de esculturas de gran tamaño hechas en bronce rara vez han sobrevivido hasta nuestros días, pues la mayoría eran fundidas cuando perdían su utilidad con el objetivo de reutilizar el valioso metal con fines más prosaicos.

Confiamos en que las pesquisas de las autoridades españolas recojan sus frutos y en un futuro próximo la "Pompaelo" pueda regresar a su Hispania natal.

Fuente: ABC

Comentarios