Turquía inaugurará un museo dedicado en exclusiva a Troya y Homero

Sin votos (todavía)

Reconstrucción de la escena del caballo de Troya

A pesar de que el descubrimiento de la Troya histórica está asociado al nombre de Schliemann, han sido muchos los arqueólogos e investigadores que han trabajado en la colina de Hisarlik desde que se asentara el consenso de que en este lugar de la actual Turquía se encuentra la semilla que daría lugar a los poemas épicos de Homero. Antes de Schliemann, el área de la Tróade había sido visitada por un gran número de viajeros y curiosos que quería revivir las andanzas de los héroes homéricos, aunque la mayoría de ellos regresaban a sus casas decepcionados por la escasa entidad de los restos que podían verse en la zona. Un pobre recuerdo de un mito glorioso con el que se dio comienzo a la literatura occidental.

Todavía hoy, el de Troya es un yacimiento que genera sentimientos encontrados. Por un lado, se experimenta la emoción de saber que en aquellos parajes tuvieron lugar las batallas que inspiraron a los aedos para componer lo que con el paso de los siglos sería la historia épica más grande jamás contada. Por otro, las ruinas nada espectaculares generan una profunda desazón en el visitante. Los restos espectaculares ya fueron retirados hace décadas y se encuentran hoy en museos de diversas partes del mundo. Poco queda ya en Hisarlik que permita al visitante sentir que se encuentra ante la gran Troya de Príamo.

Para paliar esta situación y aprovechando que se cumplen veinte años de la declaración de las ruinas de Hisarlik como patrimonio cultural de la humanidad por parte de la UNESCO, el gobierno turco ha anunciado la próxima apertura de un gran museo que abordará de forma monográfica la historia de este apasionante yacimiento. Además de contar con un espacio de más de diez mil metros cuadrados equipado con las más modernas tecnologías, este museo pretende ser la punta de lanza que permita recuperar las muchas piezas que han sido sacadas de Turquía en diversos momentos y se exponen en museos europeos y americanos. Un ejemplo de estas piezas es el llamado Tesoro de Príamo, hallado por Schliemann en una de sus excavaciones, llevado a Berlín y actualmente en Moscú, destino que alcanzó tras la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial. Los responsables del nuevo museo barajan diversas posibilidades, desde la compra directa, la devolución o la cesión por tiempo indeterminado. El objetivo es devolver a Troya todos los restos que nunca debieron salir del yacimiento y permitir que los visitantes disfruten de estas piezas en su contexto arqueológico adecuado.

El nuevo museo de Troya ha contado con un presupuesto de casi once millones de euros, una cifra modesta si lo comparamos con las cantidades que mueven otros museos del mundo. La falta de presupuesto de hecho obligó a paralizar las obras en el año 2015, y sólo en 2017 pudieron retomarse de forma definitiva.

La inauguración del museo, aún sin fecha confirmada, pretende ser la culminación de un año en el que el gobierno turco pretende organizar todo tipo de eventos en torno a a guerra de Troya, incluyendo competiciones deportivas y recreaciones de las míticas batallas narradas por Homero. En un intento de añadir espectacularidad a la inauguración, los responsables del museo han hablado incluso de invitar a las estrellas de Hollywood que protagonizaron la película “Troya” de 2004.

ABC

Comentarios