Un biberón de época romana hallado en Turquía

Sin votos (todavía)

Biberón romano hallado en Turquía

El mundo de la infancia es, con independencia de la época que estudiemos, un aspecto muy difícil de abordar para historiadores y arqueólogos debido a la escasez o incluso ausencia total de fuentes que nos permitan extraer datos fiables. Las fuentes literarias o escritas rara vez hablan de los niños y su mundo, y el registro material suele ser tan parco o difícil de interpretar que en demasiadas ocasiones atribuimos al mundo infantil elementos religiosos, rituales o de otros campos. En ocasiones, sin embargo, la arqueología nos ofrece hallazgos sorprendentes que nos permiten asomarnos a la realidad de a vida de los niños en las sociedades antiguas.

Esto es lo que ha ocurrido en Turquía con un grupo de arqueólogos que ha sacado a la luz lo que parece ser un biberón de época romana en buen estado de conservación. El hallazgo se ha producido en la antigua ciudad de Parion, una fundación de colonos griegos que mantuvo su cultura helénica hasta el final de la Antigüedad y la invasión islámica de la zona. El objeto hallado es un pequeño recipiente de arcilla, con un agujero en la parte superior, un asa de pequeño tamaño y una boquilla por la que salía el líquido. Aunque a nosotros nos recuerde a un botijo en miniatura, los arqueólogos han concluido que se trata de un biberón usado para alimentar a niños de corta edad en época romana. El agujero superior, seguramente cubierto por algún tipo de tapa de corcho o semejante que no se ha conservado, servía para introducir la leche o el agua, mientras que el lactante succionaba de la boquilla tal y como la haría de la tetina de un moderno biberón. Otros objetos semejantes se han encontrado en el sur de Italia, por lo que su uso debió de estar bastante extendido en todo el Mediterráneo. Es evidente que la lactancia materna era la opción más extendida a la hora de alimentar a los niños, y que el uso de nodrizas debía ser habitual en los casos en los que la madre no podía hacerse cargo de la alimentación de sus hijos o cuando las mujeres de clase alta optaban por no ser ellas quienes dieran el pecho. Sin embargo, este tipo de objetos demuestran que existían alternativas más o menos sofisticadas para aquellos casos en los que la lactancia materna no era posible.

La duda surge cuando constatamos que tanto la pieza hallada en Turquía como las que han aparecido en la Magna Grecia lo han hecho en contextos funerarios. ¿Eran biberones auténticos o exvotos rituales que se depositaban en la tumba del niño como parte de su ajuar funerario? Aunque estamos ante una pregunta de difícil respuesta, es probable que fueran las dos cosas: biberones que se usaban en vida del lactante y que se depositaban en la tumba cuando éste fallecía, algo que en la Antigüedad era muy habitual.

Fuente: Daily Sabah

Comentarios