Un esqueleto romano con características femeninas y masculinas

Promedio: 5 (1 voto)

Esqueleto de la mujer de Southwark

Desde que, hace apenas unas décadas, antropólogos e historiadores arrebataran a los médicos la exclusividad de los estudios relacionados con el sexo, la sexualidad y el género, el panorama académico relacionado con este campo del saber se ha revolucionado de forma asombrosa. Donde antes sólo se veían problemas médicos, abordables sólo desde el punto de vista biológico, hoy se ven pautas culturales y construcciones sociales, que pueden ser estudiadas por investigadores de todo tipo. El avance más importante se produjo al constatar la separación de las categorías sexo, sexualidad y género, tres elementos que antes eran estudiados siempre en conjunto debido a la imposición de la norma judeocristiana según la cual a dos sexos correspondían dos géneros y una única sexualidad normativa. Dado que todo lo que se saliera de este esquema era considerado una aberración, como tal se trataba en la literatura científica.

Gracias a estos avances, descubrimientos como el realizado sobre un esqueleto de época romana hallado en el sur de Londres han podido ser abordados de forma mucho más abierta y fructífera. Los restos humanos fueron hallados en Southwark, localidad del sur de Inglaterra, en un ataúd de madera destrozado por el tiempo, junto con piezas de cerámica romana y algún objeto metálico. Al ser analizado por especialistas, la fecha de la muerte fue situada en el periodo comprendido entre el reinado de Calígula y la llegada al poder de Vespasiano. Aunque hubo alguna discrepancia en cuanto a la causa de la muerte, todos los que analizaron el esqueleto coincidieron en un punto: el tamaño de la pelvis y otras señales indicaron que se trataba de una mujer. La sorpresa llegó al analizar el ADN de los restos, descubriéndose que en lugar de la pareja de cromosomas XX que se esperaría de un individuo de sexo femenino, el esqueleto presentaba una pareja de cromosomas XY. ¿Cómo era esto posible?

Hoy en día sabemos que lo que antes se consideraba la "normalidad", es decir, que los varones presentan como cromosomas sexuales una pareja XY y las mujeres una pareja XX, es simplemente lo estadísticamente mayoritario, pero que existen una gran variedad de configuración del sexo genotípico. Desde individuos que en lugar de dos cromosomas X presentan tres, hasta aquellos que presentan una pareja de X y un cromosoma Y, todos ellos son individuos viables que desarrollan un sexo fenotípico (es decir, unas características sexuales externas) diferentes en cada caso. El origen y la causa de estas variedades lo encontramos en mutaciones y anomalías en el proceso de separación celular conocido como meiosis y en el acoplamiento entre los gametos masculinos y los femeninos.

En el caso de la mujer de Southwark no podemos saber en qué se manifestó esta anomalía genética, que llevó a su cuerpo a desarrollar características propias del sexo femenino a pesar de tener un cromosoma Y en todas sus células. Aunque conocemos por las fuentes literarias diversos casos de llamados "andróginos" en la Antigüedad, el tratamiento de éstos varió mucho dependiendo de las épocas, pasando del desprecio a la aceptación en unos y otros momentos. Es evidente que en este caso la mujer llegó a la edad adulta y fue enterrada de forma convencional, con un cierto ajuar y con ritos funerarios adecuados, por lo que podemos deducir que la aceptación social por parte de su entorno era total. Por desgracia nuestra falta de conocimientos nos impide precisar con más detalle esta peculiar situación. Aunque algunas publicaciones han tratado este caso como de "transgénero" consideramos esto un error, pues por un simple análisis biológico resulta imposible determinar el género del individuo, esto es, el rol que cumplía en la sociedad y como se veía a si mismo.

Lo que está claro es que la variedad genética era una realidad en el mundo antiguo. Una buena noticia, además, para historiadores y biólogos, pues este tipo de variedades permiten rastrear con mayor facilidad el origen y movimiento de una determinada población. De hecho, los restos de la mujer de Southwark se están utilizando para tratar de establecer el origen de la población de esta región británica con mayor precisión.

Fuente: Daily Mail

Comentarios