Un teatro griego en medio de un olivar

Promedio: 1 (1 voto)

Restos del teatro griego excavado en Mesenia

El paso de los siglos y los cambios en los usos del suelo hacen que los arqueólogos encuentren los hallazgos más espectaculares en los sitios más insospechados. En ocasiones, parcelas que se han dedicado a la agricultura durante siglos, o incluso milenios, esconden en sus entrañas tesoros perdidos desde la desaparición del mundo antiguo, y sólo el azar o el duro trabajo de investigación permiten sacarlos a la luz. Esto es lo que ocurrió el año pasado cuando un agricultor que trabajaba en su campo de olivos en Mesenia, en el Peloponeso, encontró indicios de que el subsuelo podía esconder las ruinas de algún edificio antiguo. De inmediato se puso este hallazgo en conocimiento de las autoridades, que delegaron la investigación en la Sociedad Arqueológica de Atenas. Los primeros sondeos confirmaron la importancia de lo que aquel olivar ocultaba: nada menos que los cimientos de un teatro griego. La región de Mesenia fue una de las zonas de Grecia que se desarrolló más tardíamente debido al sometimiento respecto a Esparta que sufrieron durante siglos, por lo que sólo en época tardía completaron su proceso de urbanización y consolidación de sus formas políticas. Este teatro confirma el desarrollo que algunas de las ciudades de Mesenia alcanzaron a partir de este momento y durante siglos, llegando incluso a los tiempos de la ocupación romana.

Las excavaciones bajo la supervisión de la doctora Xeni Arapoggiani han logrado rescatar en los últimos meses una gran cantidad de elementos de este antiguo teatro. Lo más espectacular ha sido la gran orchestra, de más de dieciséis metros de diámetro.. Además, se han sacado la luz numerosos asientos para el público en un buen estado de conservación, y un foso que separaba la orchestra de la primera fila de asientos y que presumiblemente habría estado en su momento lleno de agua. En la parte más meridional del edificio han aparecido unas ranuras en las que es posible que se encajaran las piezas del escenario móvil, que cambiaba dependiendo de la obra representada.

Fuente: National Geographic

Comentarios