Abre de nuevo al público la restaurada basílica de Pompeya

Promedio: 5 (1 voto)

Interior de la basílica de Pompeya

Uno de los primeros objetivos del "Gran Proyecto Pompeya", concebida para detener el profundo deterioro sufrido por el yacimiento en los últimos años, fue restaurar y optimizar la musealización de la gran basílica de Pompeya, uno de los edificios más significativos de la ciudad por su importancia económica e histórica. En efecto, era en esta lugar donde los magistrados pompeyanos administraban justicia y donde se llevaban a cabo los grandes negocios de la ciudad. Construida en gran medida según los cánones descritos por Vitrubio, la basílica de Pompeya presenta una fachada principal hacia el foro, el corazón de la vida ciudadana en Pompeya, y un interior dividido en tres naves por dos hileras de columnas. Las inscripciones que se han encontrado en algunos de sus muros han permitido datar su construcción a finales del siglo II a.C., y estaba en pleno uso cuando el Vesubio entró en erupción, sepultándola bajo varias capas de ceniza y rocas volcánicas. La basílica comenzó a excavarse a comienzos del siglo XIX, llamando de inmediato la atención de los arqueólogos que participaron en estas primeras campañas por su rica decoración.

Por desgracia, la basílica de Pompeya sufrió, como el resto de los edificios del yacimiento, las consecuencias de las malas prácticas de conservación y la presencia masiva de turistas poco respetuosos. Ante la degradación de su estado, los responsables del "Gran Proyecto Pompeya" decidieron comenzar por este emblemático lugar su plan de restauración, para lo cual la basílica fue cerrada al público durante meses. Finalmente, los visitantes pueden de nuevo contemplar este recinto, que ha sido objeto de una profunda renovación, limpieza y adecuación de los materiales en él conservados. La restauración se ha centrado ante todo en la consolidación de las columnas y los muros, así como en completar con materiales modernos las escaleras que daban acceso al interior del edificio. La basílica de Pompeya puede de este modo volver a formar parte de los principales itinerarios turísticos del yacimiento más importante de todo el Mediterráneo.

Fuente: adnkronos

Comentarios