Abre de nuevo al público el gimnasio de Pompeya

Promedio: 5 (1 voto)

Gimnasio Grande de Pompeya, recién restaurado

Los gimnasios eran construcciones creadas en la Grecia antigua, dedicadas a la práctica del deporte y a la socialización de los varones. A ellos acudían los ciudadanos con el fin de tonificar sus cuerpos, pero también con el objetivo de inttercambiar información con sus vecinos, hablar de negocios o conversar de política y filosofía. El gimnasio fue también el marco en el que se nacían muchas de las relaciones homosexuales en las ciudades griegas, habida cuenta de que la práctica deportiva debía hacerse completamente desnudo. De hecho, el término "gimnasio" procede de la raíz griega para "desnudo" o "desnudarse". La afición al deporte y, en consecuencia, la construcción de estos edificios, se extendió por el Mediterráneo gracias a la colonización griega desde época arcaica, siendo el sur de Italia uno de los lugares donde esta costumbre arraigó con más fuerza. De hecho, incluso en época imperial romana esta región de Italia conocida como la Magna Grecia contaba con multitud de gimnasios pese a ser el deporte a la griega una actividad que no entusiasmaba precisamente a la mayor parte de los romanos, más dados a otro tipo de prácticas de ocio.

Un ejemplo perfecto de la influencia griega en el sur de Italia lo tenemos en el Gimnasio Grande de Pompeya, uno de los más espectaculares y mejor conservados de todo el Mediterráneo, y una muestra de que los habitantes de Pompeya, pese a ser ciudadanos romanos, no habían olvidado las raíces griegas de la región de Campania en la que vivían. Tras muchos años cerrado al público por diversos problemas de conservación, el Gimnasio de Pompeya ha vuelto a abrir sus puertas, y lo ha hecho con una ambiciosa puesta en escena que fue presentada por el mismo ministro de Bienes Culturales, Dario Franceschini, la pasada semana. El ministro puso de relieve la profesionalidad de los trabajos de restauración en el recinto, muestra, según él, de la buena salud de la que goza el Proyecto Pompeya. Tras una semana en la que el propio ministro tuvo un enfrentamiento con los principales sindicatos de trabajadores del yacimiento, era de esperar que el ejecutivo italiano tratara de dar una imagen positiva de sus trabajos en Pompeya, para lo cual la reapertura del gimnasio ha resultado ser una ocasión óptima. El ministro Franceschini aprovechó para presentar una nueva exposición que tendrá lugar en el Gimnasio Grande y que albergará las pinturas murales del poco conocido yacimiento de Moregine, una rica villa a las afueras de Pompeya que quedó también sepultada por la erupción del Vesubio.

Tras la repertura de la Villa de los Misterios y la basílica principal de Pompeya, la inauguración del Gimansio Grande supone un nuevo paso en la consolidación de un yacimiento mejor administrado y más preparado para afrontar la conservación de su patrimonio.

Fuente: ABC

Comentarios