El Circo Máximo alquilado a precio de saldo

Sin votos (todavía)

La explanada del Circo Máximo durante los preparativos del conciertoA diez céntimos el metro cuadrado. Siete mil ochocientos euros. Ése es el precio por el que el ayuntamiento de Roma alquiló el espacio del antiguo Circo Máximo, en torno a setenta mil metros cuadrados, para que se celebrara el gran concierto de los Rolling Stones que el pasado fin de semana hizo vibrar a la Ciudad Eterna. Aunque la mayoría de los romanos están de acuerdo en que su gobierno municipal ceda estos espacios para eventos culturales, lo irrisorio del precio al que ha sido alquilada la explanada del circo ha levantado ampollas entre los contribuyentes. Hasta el momento, este tipo de acuerdos de cesión del terreno se habían cerrado para realizar conciertos al aire libre a los que todos los asistentes podían acceder de forma gratuita. No es éste el caso del concierto de los Rolling Stones, cuyos organizadores se han embolsado la nada despreciable cifra de siete millones de dólares debido al elevado precio de las entradas, entre setenta y ciento ochenta euros cada una, y a la gran cantidad de aforo que este espacio permite. Lo que los romanos se preguntan es, ya que tienen que ceder un espacio arqueológico de tanta importancia, con los riesgos que ello conlleva, ¿por qué no trata el ayuntamiento de la ciudad de sacar un beneficio que, al fin y al cabo, redundaría en una mejora en la vida de todos los ciudadanos? Sobre todo si tenemos en cuenta que el consistorio ha tenido que desembolsar cerca de cien mil euros para gastos, tales como las horas extras de los bomberos que aseguraron el evento, los servicios de limpieza posteriores y el aumento en los servicios de transporte público en la zona. Un negocio que, desde luego, ha resultado ruinoso para las arcas públicas. La oposición al gobierno municipal ya ha anunciado su intención de pedir una investigación que aclare los intereses que pudiera haber detrás de esta actitud tan generosa y permisiva con los organizadores de este concierto. Tal y como ha señalado la prensa italiana, no tiene sentido que el alquiler del circo máximo salga por la mitad del precio de una suite en el cercano hotel St Regis. Por otro lado, voces críticas han señalado que las infraestructuras levantadas para celebrar el concierto de los Rolling Stones en Roma eran cualquier cosa menos respetuosas con el entorno, tanto desde el punto de vista ambiental como patrimonial. Sin duda, el pasado fin de semana, los romanos disfrutaron de una velada del mejor rock de una banda consagrada por décadas de éxitos, pero lo hicieron a un precio que, para muchos, resulta inadmisible para una ciudad que pretenda ser seria con su imagen y su administración pública.

Fuente: Il Giornale

Un momento del concierto de los Rolling Stones

Comentarios