Mary Beard gana el Princesa de Asturias de Ciencias Sociales

Sin votos (todavía)

La clasicista Mary Beard

La profesora de Clásicas Mary Beard, de la Universidad de Cambridge, ha sido galardonada esta semana con el Premio Princesa de Asturias de las Ciencias Sociales, uno de los más altos reconocimientos que España concede a los investigadores y divulgadores en este campo. Mary Beard no es sólo una investigadora solvente y reconocida en el mundo académico a nivel internacional, sino que es ante todo una mujer que ha sabido divulgar el conocimiento de la Roma Antigua de una forma amena y accesible a todos los públicos interesados en la materia.En sus muchas obras, esta clasicista ha demostrado tener un conocimiento holgado de las fuentes literarias de época romana, las cuales pone al servicio de la reconstrucción de una historia fascinante que, a pesar de tener varios siglos de antigüedad, está hoy más vigente que nunca.

Mary Beard es además una de las más firmes defensoras de la necesidad de mantener las lenguas clásicas en nuestros planes de estudios. Para esta historiadora, como para muchos otros, el desconocimiento del latín y el griego supondría una ruptura con nuestras esencias más básicas como europeos. Como ella misma declaró en alguna ocasión, dejar de leer a Virgilio en latín sería un completo desastre.

En España, ha sido la editorial Crítica la responsable de publicar la mayor parte de sus obras, consiguiendo unas notables cifras de ventas para este tipo de publicaciones, en apariencia dirigidas a un público especializado. Las ventas de los libros de Beard demuestran que la gente está interesada en la Antigüedad Clásica, siempre que ésta les sea presentada de una forma agradable y, sobre todo, accesible.

Más allá de su faceta académica. Mary Beard se ha convertido en una intelectual con una presencia constante en las redes sociales. Su aspecto peculiar, con su larga melena blanca y su poca preocupación por la indumentaria, le ha valido más de una crítica desde sectores conservadores. Críticas que, creemos muchos, nunca se habrían producido de ser un hombre el objetivo. Pero Mary Beard no sólo no ha ignorado estas críticas, sino que ha respondido a ellas, atacando de forma directa a todos sus detractores, y ganándose con ello la admiración de millones de ciudadanos en todo el mundo. La historiadora ha continuado apareciendo en pantalla, en documentales y programas, sin modificar un ápice su aspecto físico, demostrando que su capacidad intelectual y su solvencia académica están muy por encima de cualquier crítica superficial que pueda recibir.

El Premio Princesa de Asturias para Mary Bear es todo un reconocimiento para los profesionales de la Cultura Clásica en sus muy diversas facetas, desde profesores de secundaria hasta docentes universitarios, pasando por trabajadores de museos, divulgadores e investigadores. Un premio que demuestra al mundo que apostar por el conocimiento de la Antigüedad siempre es un acierto.

Comentarios