300: Rise of an Empire. Primer trailer oficial

Sin votos (todavía)

300 Rise of an EmpireTras meses de rumores y aplazamientos de fechas, por fin podemos disfrutar de las primeras escenas de la película "300. Rise of an Empire", secuela del film 300, una producción tan exitosa en taquilla como controvertida desde el punto de vista histórico. Si en 300 la trama se centraba en la figura del rey espartano Leónidas y en su épica lucha a un puñado de hombres contra las innumerables huestes del imperio persa, parece ser que esta segunda parte tendrá como protagonista al general ateniense Temístocles, responsable de la victoria griega en la decisiva batalla de Salamina. Se inicia de este modo la promoción de uno de los proyectos cinematograficos más esperados de los últimos años. Ya en 2008, cuando comenzaban a apagarse los ecos del estreno de 300, se comenzó a trabajar en una posible secuela. Como director se pensó de nuevo en Zack Snyder, mientras que el guión volvería a ser una vez más una adaptacion de una novela gráfica de Frank Miller, Xerxes, aún inédita a día de hoy. Snyder, sin embargo, se vio obligado a abadonar el proyecto por otras películas (El hombre de acero), momento en el cual se incorporó como director Noam Murro, cineasta de afamada carrera en el mundo de la publicidad pero de muy discreta proyección en el campo de los largometrajes. El reparto definitivo estará compuesto por el australiano Sullivan Stapleton en el papel de Temístocles, Lena Headey como la reina Gorgo, Eva Green como Artemisia de Caria y, repitiendo papel, el brasileño Rodrigo Santoro como Jerjes. El estreno del film estaba proyectado para agosto del año 2013, pero diversos problemas de producción y distribución han hecho que esta fecha se aplace hasta marzo de 2014, una espera que no ha hecho sino aumentar las expectativas de los fans.

Trailer Rise of an Empire

En el trailer podemos observar que Rise of an Empire permanecerá fiel a las claves que brindaron el éxito a 300. una atmósfera oscura que recuerda las novelas gráficas de Miller, un despliegue de efectos especiales que no repara en gastos de producción, unos escenarios sobrecogedores y un desfile interminable de bíceps, cuádriceps y brillantes abdominales masculinos.Sullivan Stepleton en el papel de Temístocles En esta ocasión podremos disfrutar además de impresionantes batallas navales, recreadas con todo lujo de detalles, así como de mayor información acerca de las ciudades del Imperio Persa y la corte de Jerjes. Una película, en definitiva, en la que podremos disfrutar más de un ritmo narrativo trepidante y unos trabajados efectos especiales que de una brillante interpretación por parte de unos actores eclipsados por la parefernalia ténica.

Desde el punto de vista histórico, sin embargo, sospechamos que el guión volverá a abusar de las libertades y dejará de lado en gran medida la fidelidad a las fuentes originales. No debemos olvidar que su antecesora, 300, marcó un hito en cuanto a ignorar la realidad histórica y subordinar ésta al efectismo y el éxito comercial. Baste citar la presencia de un único rey en Esparta, cuando siempre fueron dos, o la conversión del colegio de los éforos, magistrados que gobernaban junto al rey, en un grupo de ancianos monstruosos entregados a los placeres de la carne. Es muy probable que Rise of an Empire mantenga esta misma línea de actuación que pondrá los pelos de punta a más de un amante del mundo clásico ante tamaño atentado a lo narrado, entre otros, por Heródoto. Es evidente que este tipo de films pueden resultar una tortura para el historiador o el aficionado purista, pero no debemos olvidar otro factor: el cine comercial es un método idóneo para acercar el Mundo Antiguo al gran público. Aunque 300 haya podido distorsionar hasta límites grotescos la imagen que el espectador medio tiene de la Esparta clásica, tendríamos que plantearnos si es mejor una imagen falseada o ninguna imagen en absoluto. No debemos olvidar que en el adolescente que hoy acude a ver Rise of an Empire puede haber mañana un hombre curiosos dispuesto a dedicar un tiempo de su vida a leer a Heródoto y a Tucídides, algo que, de no haber existido prviamente el film, es muy probable que nunca hubiera llegado a pasar.

Comentarios