Sangre de Baco

Aparecen restos de artillería de la conquista romana de Jerusalén

Sin votos (todavía)
Luis Manuel López | Noticia | 25/10/2016 - 16:49Comenta

Proyectiles romanos hallados en Jerusalén

Entre los años 66 y 73 d.C. la región de Oriente Próximo vivió una guerra dura y prolongada entre las legiones romanas que deseaban pacificar la región y la población autóctona, de base esencialmente judía, que luchaba por sacudirse el yugo de Roma tras varios siglos de dominio. La región hoy ocupada por el estado de Israel y sus vecinos había pasado en los siglos anteriores por todo tipo de vicisitudes, desde periodos de independencia y poder autónomo a ser provincias controladas por diversos imperios, desde los babilonios a los romanos pasando por asirios, persas y griegos. El pueblo judío, a pesar de la profunda helenización que experimentó desde las conquistas de Alejandro, mantuvo intacto su espíritu de autonomía y su conciencia de ser una entidad diferente de los pueblos que les rodeaban. Una conciencia que no casaba con una cada vez más autoritaria Roma, que en tiempos de Calígula y Nerón comenzó a hacerse insoportable para muchos pueblos. Como resultado de esta situación, los judíos se levantaron en armas contra Roma, y fue Tito Flavio Vespasiano el general encargado de sofocar esta revuelta. Los acontecimientos del año 68 a.C. que acabaron con la muerte de Nerón y la guerra civil de la que Vespasiano salió finalmente triunfante, afectaron a la contienda contra los judíos, que se alargó hasta que Tito, hijo de Vespasiano, entró en Jerusalén, saqueó la ciudad e impuso unas duras condiciones a la población derrotada. Esta guerra entre Roma y el pueblo judío fue narrada de forma magistral por el historiador Flavio Josefo y ha dejado abundantes restos arqueológicos que, por desgracia, no siempre han sido interpretados de la forma más adecuada y han acabado plegados a intereses nacionalistas modernos que poco tienen que ver con la labor del historiador.

Uno de los últimos hallazgos realizados en Jerusalén y datados en la guerra de los judíos contra Roma ha sido publicado recientemente por la Autoridad de Antigüedades de Israel. Se trata nada menos que de restos de la artillería que las legiones romanas emplearon para reducir la resistencia de la ciudad. En concreto, se han encontrado diversos proyectiles de piedra, que eran lanzados por hondas o balistas, así como diversas puntas de lanza, que eran arrojadas con grandes ballestas. Estas piezas son restos del asedio al que las tropas de Tito sometieron a la parte interior de la ciudad de Jerusalén, el punto en torno al Templo en el que los judíos presentaron una mayor resistencia. Estos restos arqueológicos han permitido a los investigadores aumentar nuestro conocimiento acerca de cómo se produjo dicho asedio en concreto y de las técnicas de poliorcética en general que empleaban los romanos para reducir ciudades amuralladas. A pesar de la resistencia judía, las tropas de Tito penetraron en el interior de Jerusalén y saquearon el Templo sagrado, llevando consigo a Roma las reliquias en él guardadas, un golpe que afectó a los judíos en lo más hondo de su alma como pueblo.

Fuente: National Geographic

Comentarios