Sangre de Baco

Cinco propósitos clásicos para el nuevo año

Luis Manuel López | Artículo | 2/01/2014 - 23:24Comenta

Con el inicio del nuevo año todos hacemos balance de logros y fracasos, analizamos nuestras conciencias y nos proponemos nuevas metas para el periodo que comienza. El común de los mortales se contenta con los muy manidos “apuntarse al gimnasio”, “retomar la dieta”, o “apuntarme a clases de inglés”. Desde Portal Clásico os proponemos una lista de propósitos que harán vuestra vida un poco más griega y romana y, ante todo, contribuirán a extender la cultura clásica entre nuestros semejantes. ¿Os apuntáis?

PROPÓSITO NÚMERO UNO- Acabar de leer aquella obra clásica que siempre se nos atragantó

Entre los amantes de la cultura clásica podemos encontrarnos con quienes han leído la Iliada y la Odisea una docena de veces y quines, por más que lo han intentado, no han sido capaces de terminar la Eneida o la Farsalia. Incluso los más sesudos han tenido momentos de desesperación ante algunos pasajes especialmente espesos de las obras clásicas. Este primer propósito supone no sólo abordar de nuevo la lectura de esa obra que se nos atragantó, sino hacerlo con el ánimo decidido de disfrutar de ella. Partiendo de la base de que todo amante del Mundo Antiguo debería haber leído al menos una selección de pasajes de determinadas obras, os alentamos a que os aventuréis en la empresa de conocer mejor la literatura grecolatina. Para los menos iniciados bastará con que rompan su miedo a abrir una buena traducción de Homero, de Heródoto o de Ovidio. Para los experimentados, hay retos más fuertes. ¿Qué os parece la propuesta de leer toda la obra conservada de Livio en los primeros meses del año? ¿Y el propósito firme de leer todo Cicerón? Podemos ir incluso más lejos y animar a los paganos más recalcitrantes a que se aventuren en la inigualable experiencia de leer a los primeros autores cristianos latinos. Os aseguramos que obras como la correspondencia de Jerónimo no dejan indiferente a nadie.

PROPÓSITO NÚMERO DOS- Cultiva tu latín y tu griego

También en este propósito debemos diferenciar a los iniciados de los simples aficionados al Mundo Antiguo. Para los que nunca os habéis aventurado en el mundo de las lenguas clásicas, existen una gran cantidad de cursos de iniciación, tanto presenciales como a distancia, que os permitirán adentraros en la literatura antigua de un modo insospechado para quienes sólo han leído traducciones. Con un poco de dedicación semanal, podréis ir avanzando por los entresijos de las lenguas griega y latina, los dos pilares de la civilización occidental. Y para los que ya hemos estudiado latín y griego en algún momento de nuestras vidas, ¿qué mejor ocasión para refrescar nuestros conocimientos? Profesores que conocéis hasta el último secreto de las declinaciones, las conjugaciones y el vocabulario, ¿por qué no os atrevéis con una lectura directa en griego o latín de vuestros autores favoritos? Y si ya tenéis cierta soltura, ¿qué os impide animaros con autores que suponen auténticos retos, como Estacio en latín o Tucídides en griego? Bastará con que leáis unas pocas líneas el primer día y vayáis aumentando la cantidad de forma paulatina. En pocas semanas mejoraréis de forma evidente vuestro manejo de las lenguas clásicas.

PROPÓSITO NÚMERO TRES- Difunde la cultura clásica entre los niños

Los niños son la cantera de los futuros amantes de la cultura clásica, la esperanza de que un mundo más concienciado con el patrimonio es posible. Pero no podemos pretender que el amor por el Mundo Antiguo nazca de ellos de forma espontánea, pues esto en muy raras ocasiones ocurre. Para que nazca el árbol del interés, hay que sembrar la semilla de la curiosidad. Si tienes hijos, rodéales de estímulos, cuéntales un mito antes de dormir, compra libros con adaptaciones de textos clásicos adecuados a cada edad. Si tienes tiempo libre, planea salidas en familia a centros de interés cultural, como museos o yacimientos, pero hazlo de forma activa, despertando su curiosidad. ¿Es carnaval? Propón a tu hijo que se disfrace de dios griego. ¿Tiene que hacer tu hijo una redacción para el colegio y no sabe qué tema escoger? Sugiere que escriba acerca de la Guerra de Troya. Este propósito no es exclusivo para aquéllos amantes del mundo clásico que tengan hijos en casa. Todos tenemos sobrinos, primos o hijos de amigos a los que en algún momento podemos introducir en el mundo de la cultura griega y romana. Como amantes concienciados del Mundo Antiguo, podemos tomarnos este propósito como una forma de devolver al legado cultural todo lo que Grecia y Roma nos han dado.

PROPÓSITO NÚMERO CUATRO- Ir a ver un número determinado de funciones teatrales o exposiciones culturales

Aunque el éxito de cualquier iniciativa cultural relacionada con la Antigüedad Clásica está casi asegurado debido al interés del público, existe aún una conciencia muy arraigada de que este tipo de actos no son rentables y que, en consecuencia, puede prescindirse de ellos. A todos nos ha podido la pereza en alguna ocasión y hemos perdido la ocasión de asistir a eventos interesantes o a obras de teatro de una gran calidad. Este propósito supone romper para siempre con esta pereza y concienciarnos de la necesidad de colaborar con nuestra presencia en cualquier acto que se haga en nuestra ciudad relacionado con el Mundo Antiguo, ya sean conferencias, exposiciones, obras de teatro o congresos. En la mayoría de ciudades hay alguna ocasión a lo largo del año para hacer ver que los amantes de lo clásico no sólo somos muchos sino que estamos dispuestos a gastar nuestro dinero en estas iniciativas.

PROPÓSITO NÚMERO CINCO- Vive, trabaja, ama y sueña como un griego o un romano

Si algo nos legaron los antiguos griegos y romanos fue un enorme amor por la vida y sus posibilidades. En el Mundo Antiguo tenemos un espejo en el que podemos mirarnos cada vez que necesitemos orientar nuestros pasos. Los griegos y los romanos se deprimieron, bebieron, hicieron el amor, cantaron, combatieron y rieron como pocas civilizaciones lo han hecho en la Historia Universal. Si tienes una duda existencia, pregúntate, ¿qué habría hecho un romano? ¿Qué decisión habría tomado un ateniense, o un espartano, en esta situación? Toma la Cultura Clásica como tu guía vital y disfruta del año como un auténtico clásico. Y sobre todo, ¡sed felices!

Desde Portal Clásico os animamos a que os suméis a nuestra lista de buenos propósitos para este nuevo año. Estamos seguros de que con estas ideas en mente viviréis la experiencia de la Cultura Clásica con mayor plenitud al tiempo que hacéis vuestro mundo un poco más griego y romano.


Comentarios