Roma Oscura

Córodoba se reconcilia con su pasado romano

Sin votos (todavía)

Templo romano de CórdobaLa ciudad de Córdoba es, desde el punto de vista del español con un nivel cultural medio, simbolo del esplendor islámico en la Península Ibérica. Capital del emirato y el califato, sede del gobierno de la época de apogeo de Al Andalus, Córdoba era una gran capital europea cuando las ciudades del norte apenas eran aldeas escasamente habitadas. Una visita a la actual ciudad basta para darse cuenta de cómo el gobierno municipal ha basado durante décadas el atarctivo turístico de la urbe en la época islámica, dejando de lado otros periodos en los que Córdoba fue también un gran enclave del sur de la Península. En efecto, antes de la llegada de los invasores musulmanes, Córdoba había sido ya una de las principales ciudades de la Bética romana, una de las provincias más prósperas del Imperio. Rebautizada como Colonia Patricia sobre un núcleo indígena preexistente, la Córdoba romana fue el centro de la actividad comercial, artesanal y cultural de toda la región, compitiendo en esplendor con otras ciudades de la Bética como Híspalis o Gades. Tras décadas de dar la espalda a esta parte de su patrimonio, el consistorio de Córdoba ha decidido reconciliarse con su pasado romano, y ha comenzado este proyecto mediante la rehabilitación de uno de sus edificios más emblematicos: el enorme templo que presidía la ciudad. Este edificio, descubierto por completo a mediados del siglo XX, pasó decadas oculto a los visitantes, pues cualquier que paseara por sus alrededores apenas podía entrever la grandeza de lo que ocultaban unas enormes y frias vallas de metal. Gracias a una fuerte inversión publica completada por los fondos aportados por Endesa, el templo de Córdoba se ha integrado de nuevo en la ciudad. Se ha terminado la reconstrucción ideal de una parte de la columanta y se han retirado las vallas que separaban el templo de las calles de los alrededores, de modo que, desde comienzos de este mes de enero, el visitante puede contemplar la majestuosidad del templo mientras pasea por el barrio. Esta integración del templo en la ciudad es sólo una parte de un proyecto mayor que pretende musealizar la zona y levantar un centro de interpretación que fomente el conocimiento de la Córdoba romana. El objetivo es diversificar la oferta turística que la ciudad ofrece a sus visitantes, tradicionalemente atraídos por la rqieza de sus restos omeyas pero que sin duda estarían también interesados en conocer la etapa romana de esta urbe tan rica en patrimonio.

Fuente: El País

Comentarios