Dos campamentos romanos en la comarca de Liébana

Sin votos (todavía)

Paisaje de la región de LiébanaUn grupo de arqueólogos ha descubierto los restos de dos campamentos romanos de tamaño considerable en la región de Liébana, entre las comunidades de Castilla y León y Cantabria. Cada uno de ellos ocupa un espacio de entre nueve y once hectáreas, y están separados entre sí por una distancia de aproximadamente trece kilómetros, por lo que sin duda estaban muy relacionados y compartían unas mismas funciones. Es probable que cada campamento estuviera ocupado por una legión diferente, aunque por el momento no se han encontrado restos que permitan precisar qué legión concreta pudo estar asentada aquí. Los dos campamentos presentan la estructura típica de este tipo de fortificaciones a comienzos de la época imperial, con un plano ortogonal, dos calles principales cruzándose en el centro y un foso de protección en el exterior.

Aunque sea muy difícil de precisar con exactitud, es probable que estos dos campamentos estén relacionados con las guerras que Augusto mantuvo con los pueblos de la región para lograr el sometimiento completo de toda la Península Ibérica. Según historiadores tardíos, como Floro y Orosio, los cántabros que habían sido derrotados se refugiaron en un lugar hasta el momento indeterminado que en los textos aparece mencionado como "monte Vindio". La presencia en las cercanías del lugar donde se han encontrado estos dos campamentos de un topónimo medieval muy semejante a este Vindio ha llevado a pensar que estos dos enclaves pudieran haberse levantado precisamente para controlar a estos últimos grupos de cántabros que se refugiaron en las montañas. El estudio en profundidad de estos dos campamentos permitirá, por tanto, conocer más detalles acerca de este periodo clave en la historia del norte de Hispania y aclarar con mayor precisión algunos de los topónimos que aparecen en las fuentes y que más quebraderos de cabeza han causado a los arqueólogos a lo largo de todo un siglo de investigaciones.

Fuente: La Vanguardia

Comentarios