Sangre de Baco

Dos turistas intentan sacar de Grecia un ánfora oculta en la maleta

Sin votos (todavía)

Ánfora romana requisada por la policía griegaContinúa la oleada de robos arqueológico que parece asolar Europa estos últimos meses. Después de la que la policía italiana detuviera a un turista francés por tratar de sustraer parte de un muro pintado en Pompeya, en esta ocasión han sido las autoridades griegas las que han sorprendido a una pareja de viajeros alemanes intentando sacar del país un ánfora oculta en su maleta. El caso tuvo lugar en el aeropuerto de la isla de Milos, un enclave que recibe una gran cantidad de turistas cada año, y el ánfora en cuestión era una pieza romana de algo más de treinta centímetros. Aunque resulta pequeña para el tamaño habitual de las ánforas romanas, es probable que esta pequeña pieza se utilizara para transportar algún líquido especialmente valioso, como perfumes o aceites de gran calidad. El caso del intento de robo ha sido puesto a disposición judicial, y ahora serán los especialistas quienes dictaminen de dónde procede el ánfora y el posible daño que estos turistas han causado al enclave arqueológico en cuestión.
Este robo se suma a una ya larga lista de intentos de expolio que está sufriendo Grecia desde el estallido de su brutal crisis económica. Los recortes presupuestarios se han cebado con especial fuerza en la vigilancia y protección del patrimonio arqueológico, una triste realidad que se ha plasmado en una cada vez más rápida destrucción del mismo y en una escalada de expolios de diferente magnitud. Aprovechando estos hechos, la diputada griega Rajil Makrí ha hecho un llamamiento público a todos los arqueólogos helenos para que protejan su patrimonio de la rapacidad de turistas y expoliadores, muchos de los cuales, según esta diputada, tienen origen alemán. Una exageración sin duda la de esta política griega, si tenemos en cuenta que la nacionalidad de ladrones y expoliadores resulta poco llamativa estadísticamente. Exageración que, sin embargo, es una prueba del mal momento por el que pasan las relaciones entre griegos y alemanes, un malestar generado por la imposición de los germanos, como potencia hegemónica de la Unión Europea, al país heleno en forma de profundos recortes presupuestarios.

Fuente: ABC

Comentarios