El Tito Andronico de Shakespeare conmociona Londres

Sin votos (todavía)

Escena de Tito AndronicoDe la magna producción teatral que Shakespeare enmarcó en la Antigüedad, el "Tito Andronico" es sin duda una de las piezas más polémicas. Esta tragedia cuenta la historia, ambientada en los últimos tiempos del Imperio Romano, del general Tito Andronico y sus sangrientos conflictos con la reina goda Tamora. La cantidad de muertes que se producen y la crueldad de algunas de ellas ha llevado a los especialistas a catalogar "Tito Andronico" como la tragedia más violenta de toda la producción de Shakespeare. Estrenada en 1594, fue acogida con gran interés por el público del siglo XVI; sin embargo, la sociedad victoriana posterior la relegó al olvido precisamente por los escrúpulos a la hora de poner sobre las tablas una dosis tan elevada de violencia.
El pasado 24 de abril el teatro Globe de Londres estrenó una nueva versión de "Tito Andronico", más cruda y sangrienta que cualquiera de sus antecesoras. Mientras en la afamada versión que se llevó a las tablas en los años sesenta la sangre era sustituida por cintas rojas de colores, en esta ocasión la directora Lucy Bailey ha optado por utilizar litros y litros de un líquido coloreado que empapa el escenario desde casi los inicios de la obra. Con el objetivo de plasmar toda la crudeza del texto de Shakespeare no se han escatimado escenas de mutilaciones, ejecuciones y muertes violentas. Aunque puede parecer una opción arriesgada, el público londinense ha acogido con entusiasmo esta nueva versión de "Tito Andronico" que la prensa no ha dudado en calificar como de película de Tarantino llevada al teatro. La crudeza de algunas escenas es tal que algunos de los espectadores situados en el "foso", la sección que acoge las entradas más baratas, han sufrido desmayos y desvanecimientos ante la exhibición explícita de sangre y violencia. Los que consiguen llegar con entereza hasta el final de la obra presencian un macabro final en el que el general protagonista sirve a la reina como cena los cuerpos de sus hijos cocinados. Pese a todo, el público, en todas las funciones excepción, aplaude entusiasmado esta muestra de crudeza llevada al escenario con maestría por un grupo de actores que derrocha genialidad.

Fuente: El País

Comentarios