El viento y la arena hacen peligrar el yacimiento de Lobos

Promedio: 5 (1 voto)
Luis Manuel López | Noticia | 30/07/2016 - 14:21Comenta

Yacimiento romano en la isla de Lobos

El yacimiento arqueológico hallado en la isla de Lobos supuso una gran sorpresa para el mundo académico, pues se trataba de la constatación del asentamiento romano más occidental conocido hasta la fecha. La presencia de los romanos en las Islas Canarias había sido hasta el momento muy controvertida debido a la escasez de fuentes, tanto literarias como arqueológicas, que arrojaran algo de luz sobre el tema. Cuando se descubrió el yacimiento de la isla de Lobos en el año 2012 se pudo demostrar por primera vez de forma sólida que existió un asentamiento romano permanente en las Islas Canarias.

Sin embargo, parece que el entusiasmo inicial del gobierno regional de las islas por proteger y fomentar el conocimiento de este yacimiento, ha ido menguando con el paso de los años. La isla de Lobos, una reserva natural protegida, recibe una gran cantidad de turistas atraídos por sus idílicos paisajes, y han sido precisamente estos turistas los que han dado la voz de alarma acerca del estado en el que se encuentra el yacimiento. El yacimiento no dispone de un servicio de seguridad específico, por lo que las medidas tomadas para protegerlo de posibles incursiones se limita a una pequeña cerca que puede saltarse con facilidad. No son pocos los turistas que, animados por la nula vigilancia, deciden entrar al yacimiento por su cuenta y riesgo y sin que nadie supervise los daños que puedan causar. Las condiciones atmosféricas han resultado ser otro potencial enemigo para la conservación del yacimiento romano, pues los fuertes vientos han desmontado parte de sus estructuras al tiempo que cubrían de arena una parte importante del recinto. Las lonas derribadas y los montones de arena son los elementos que predominan ahora sobre el maltrecho yacimiento arqueológico.

El consejero de Cultura ha afirmado que se han puesto los medios necesarios para evitar que esta situación se perpetúe, para lo cual se ha encargado a una empresa privada las labores de consolidación de las estructuras que protegen los restos materiales. Ha declarado además que a pesar del aspecto de abandono del yacimiento, el viento y la arena no han dañado en absoluto los restos, sino que simplemente los han cubierto con una capa superficial que será sencilla de retirar en el momento que las excavaciones se reanuden.

Fuente: eldiario.es

Comentarios