¿Hallado el campamento de Quintilio Varo en la Baja Sajonia?

Sin votos (todavía)

El desastre protagonizado por las legiones comandadas por Quintilio Varo en el bosque de Teotoburgo fue uno de los acontecimientos militares más importantes del principado de Augusto. Esta derrota supuso un parón casi definitivo en la expansión romana hacia el norte de Germania, así como un fuerte impacto en la moral de todos los ciudadanos del Imperio. Un grupo de arqueólogos alemanes dicen haber encontrado el campamento en el que se acuartelaron las legiones de Varo antes de la derrota definitiva a manos de las tropas de Arminio.

Restos del campamento romano hallado en la Baja Sajonia

Cuentan los historiadores romanos, con Tácito y Suetonio a la cabeza, que el emperador Augusto, ya anciano, aún murmuraba entre dientes maldiciones hacia Quintilio Varo, el hombre que le había hecho perder varias legiones en los bosques de Germania. En efecto, la derrota del bosque de Teotoburgo supuso un importante hito en la configuración definitiva del Imperio romano, pues a partir de ese momento los intentos de llevar las legiones hacia el norte de Europa serán contadas y siempre estarán marcadas por la prudencia. Pocas derrotas militares impactaron tanto a los romanos de época alto imperial como la sufrida por Quintilio Varo frente a los bárbaros comandados por Arminio. Tres legiones fueron masacradas casi por completo. Sus estandartes se perdieron. Sólo el esfuerzo de Tiberio y su sobrino Germánico consiguieron recuperar parte del territorio y del prestigio perdidos por el desastre de Varo.

Dos milenios después de estos acontecimientos, un grupo de arqueólogos alemanes afirman haber encontrado en la Baja Sajonia el lugar donde Quintilio Varo acantonó a sus tropas antes de dirigirlas al desastre final. Cerca de la localidad de Wilkenburg, al sur de Hannover, en la Baja Sajonia, se han encontrado restos de un gran campamento romano que pudo haber alojado a más de tres legiones completas durante varios años. Un complejo militar comunicado con otros campamentos más pequeños por una compleja red de caminos y carreteras, que demuestran que los romanos pretendían establecerse en la zona de forma definitiva una vez subyugadas las tribus germánicas de la región. En este campamento se han encontrado todo tipo de restos, desde sandalias de cuero conservadas gracias al barro omnipresente en la región, hasta monedas, restos de armas y otros objetos que han permitido datar el enclave en tiempos del emperador Augusto.

¿Estuvieron las tropas de Quintilio Varo acantonadas en este lugar antes de marchar hacia el desastre en el bosque de Teotoburgo? A pesar del entusiasmo con el que los medios han dado la noticia, lo cierto es que nada nos permite afirmar tal cosa con seguridad. Es cierto que la proximidad con los escenarios de batalla hacen muy probable que Quintilio Varo escogiera este lugar para dar descanso a sus tropas antes de continuar con sus campañas en el interior. Sin embargo, también es posible, y esta es la opción que prefieren allgunos especialistas, que este campamento fuera levantado por Tiberio o Germánico en las campañas de castigo que siguieron a la derrota de Varo y que lograron pacificar la región. En el estado actual de las excavaciones es imposible precisar más allá de estas hipótesis. Lo cierto es que este campamento, ocupado por Varo o no, proporcionará una gran cantidad de información acerca del modo de vida de las tropas romanas en el extremo norte del Imperio.

Comentarios