¿Han descubierto la tumba de Nefertiti?

Sin votos (todavía)

Un arqueólogo británico descubre unas líneas que habían pasado inadvertidas en la necrópolis del Valle de los Reyes, y podrían indicar la ubicación de la tumba de la hermosa Nefertiti.

Busto de Nefertiti
Nefertiti, mujer de legendaria belleza, fue esposa de Akenatón, faraón de la XVIII dinastía de Egipto aproximadamente desde finales de la primera mitad del s.XIV a.C.. De su aspecto nos ha quedado buena muestra en el busto que se ha conservado de la reina durante más de tres milenios en un estado privilegiado. Esta pieza es, de hecho, uno de los objetos que más público atraen al aparato museístico berlinés; actualmente, al Museo Egipcio.

Sin embargo, aunque la personalidad de Nefertiti, por cuanta importancia pudiera haber tenido en el gobierno egipcio, ha resultado de gran interés para los expertos de distintas áreas y el público en general, aún no habíamos tenido indicios de la ubicación de su cámara funeraria. El británico Nicholas Reeves, arqueólogo de la Universidad de Arizona (EEUU), ha detectado unas líneas en la cámara KV62, descubierta en 1922 por Howard Carter, y en la que se encontraba el sarcófago del faraón Tutankamón, que sugieren, en su opinión, la existencia de dos cámaras mortuorias más, detrás de ésta, en una de las cuales podría encontrarse el sarcófago de Nefertiti.

Nefertiti en un sacrificio a Atón
El arqueólogo explica su hipótesis y la razón por la que las líneas habían pasado inadvertidas desde el descubrimiento de la cámara: Según ha informado, estas marcas indicarían la existencia de una apertura en la pared de la cámara, que serviría, supuestamente, para acceder a la cámara ulterior. Sin embargo, posteriormente alguien pintó el muro, cubriendo así dichas líneas y escondiendo, probablemente sin pretenderlo, la tumba de Nefertiti. No es descabellado pensar en una cámara trasera junto a la tumba en la que fuera enterrado Tutankamón, como lugar de enterramiento para Nefertiti. Este habitáculo fue construido y reservado para el cuerpo de la hermosa reina con anterioridad al reinado de Tutankamón (1336--1327 a.C.), y ocupado por la misma en 1330 a.C., antes de la muerte de este faraón. Reeves ha sido tajante en las repercusiones que podría tener la constatación de su conjetura: "Si me equivoco, me equivoco, pero si tengo razón, éste podría ser el mayor descubrimiento arqueológico de todos los tiempos".

Por su parte, Olivia Zorn, directora en funciones del Museo Egipcio de Berlín, no se ha dejado llevar por la misma euforia que el arqueólogo, y muestra una actitud más templada, declarando que, a pesar del correcto planteamiento de la hipótesis de Reeves, su teoría, hasta ahora, se encuentra en el plano de la especulación. En cierto modo, su calma se corresponde con la auténtica situación de los hechos, puesto que, como ella misma sugiere, aún faltaría por encontrar las inscripciones concretas de aquella época que dejaran la puerta abierta a la verificación de la hipótesis y, con todo, el cuerpo de Nefertiti podría haber sido trasladado posteriormente.

Fuente: Spiegel Online

Comentarios