Roma Oscura

"La Edad de la Angustia" en los Museos Capitolinos

Sin votos (todavía)

Cartel de la exposición "La Edad de la Angustia"La etapa del Bajo Imperio romano resulta uno de los momentos más interesantes de la Historia de la humanidad. Un mundo en el que el paganismo y sus estructuras van perdiendo fuerza, y en el que un Cristianismo en constante transformación va extendiendo su influencia por todos los rincones del Imperio. Un mundo en el que conviven instituciones del pasado, como el Senado y otras magistraturas, junto a otras nuevas, como la naciente jerarquía eclesiástica cristiana. Un mundo que, pese a su indudable interés, resulta un gran desconocido para el gran público, más familiarizado con otras etapas de la historia de Roma como la crisis de la República o el Principado de los Julio-Claudios.

La exposición de los Museos Capitolinos "La Edad de la Angustia. De Cómodo a Diocleciano (180-305 d.C.)" pretende profundizar en esta época, desde la muerte del último de los Antoninos a la llegada al poder del emperador que cambiaría por completo las estructuras de gobierno del Imperio. Tal como expuso ante la prensa Eugenio La Rocca, comisario de la exposición, las trece décadas que van de la muerte de Cómodo a la llegada al poder de Diocleciano suponen un cambio casi total en el Imperio romano. Los cultos tradicionales van desapareciendo y dejando lugar a las grandes divinidades orientales, como Isis, Mitra o Cibeles, entre las cuales el Jesús de los cristianos tendrá un lugar modesto al principio y preponderante al final. Por otro lado, en esta etapa la presencia del ejército como factor determinante en la política imperial se va a consolidar como una realidad incontestable. Un periodo que, pese a que ha sido definido tradicionalmente como de crisis, fue muy fecundo en todo tipo de creaciones culturales y artísticas.

Para ilustrar esta etapa tan convulsa y cambiante, los Museos Capitolinos han reunido más de doscientas piezas que hablan al visitante de los fenómenos que hemos señalado. Estatuas dedicadas a los nuevos dioses orientales. Una presencia cada vez mayor de la parafernalia militar en las representaciones del poder. Sarcófagos y lapidas con decoración e inscripciones que permiten profundizar en cómo se entendían la vida y la muerte en este periodo. La propia ciudad de Roma cuenta con una sala específica en la que, a través de catorce piezas, se muestran los cambios que experimentó la Urbe en esta época del Imperio. Todo ello, como suele ser habitual en los Museos Capitolinos, acompañado de todo tipo de explicaciones, guías y reconstrucciones virtuales que ayudan al visitante a entender un periodo tan complejo y fascinante como fue el siglo III d.C. La exposición podrá visitarse hasta el día 4 de octubre de 2015.

Fuente: telediario.es

Fachada principal de los Museos Capitolinos

Comentarios