Sangre de Baco

La SEEC hace llegar al Ministerio sus objeciones al curriculum de secundaria de la LOMCE

Promedio: 5 (1 voto)

Logo de la Sociedad Española de Estudios ClásicosLa Sociedad Española de Estudios Clásicos, en su incansable labor de defensa de las lenguas clásicas, ha elaborado un documento en el que se ponen de relieve algunas carencias y problemas del recién publicado curriculum de secundaria previsto en la LOMCE que entrará en vigor el próximo curso académico para los niveles de 1º y 3º de ESO y 1º de Bachillerato. En esta ocasión, los responsables de la SEEC han puesto de relieve las limitaciones que esta nueva ley supone para los docentes de latín y griego. Por ejemplo, la asignatura de literatura Universal queda asignada únicamente a los departamentos de Lengua y Literatura, sin que los especialistas en lenguas clásicas puedan impartirla, algo que carece de sentido por completo habida cuenta tanto de la importancia de la literatura greco-latina en el contexto de la literatura universal como de la sobrada preparación que cualquier filólogo clásico posee para impartir dicha materia. Algo semejante ocurre con las asignaturas y módulos de Comunicación Audiovisual o Artes Escénicas, de las cuales los especialistas en latín y griego quedan apartados. Sin embargo, las asignaturas de Latín y Griego podrán ser impartidas, según el decreto de la LOMCE, por cualquier licenciado o graduado en el área de Humanidades o Artes, con el consiguiente deterioro de la calidad de la enseñanza al caer estas asignaturas en manos de profesores sin preparación específica en estas lenguas.

Reproducimos a continuación el texto íntegro que la SEEC ha elaborado.

Queremos mostrar las siguientes objeciones a la nueva versión del Real Decreto de Especialidades:

En el anexo IV que hace referencia a la asignación de materias del Bachillerato a las especialidades, recoge la asignatura de Literatura Universal asignada exclusivamente a la especialidad de Lengua Castellana y Literatura. La asignación de esta asignatura debe adjudicarse también a Latín y a Griego ya que la literatura grecorromana es la primera que se da en el currículum de la asignatura y la que ha ejercido una mayor influencia en las literaturas posteriores.

En el Anexo V que hace referencia a la asignación de materias, se recoge que la especialidad de Griego tiene asignada las materias de Latín, Latín I y Latín II, pero sin embargo, deja de recoger que la especialidad de Latín, por su parte, tenga asignada las materias de Griego I y Griego II. Parece un error. El carácter de materias afines, el que formen parte de la misma licenciatura y la práctica habitual en los centros argumentan a favor de que se incluya que la especialidad de Latín tenga asignada las materias de Griego I y Griego II.

En el Anexo I, que hace referencia a los centros privados, se dice que pueden impartir las asignaturas de Griego y Latín cualquier persona que posea el título de Licenciado del área de Humanidades o cualquier título oficial de Graduado o Graduada de la rama de conocimiento de Artes y Humanidades. Esto actuaría en detrimento de la calidad de la enseñanza, puesto que no garantiza que un profesor esté plenamente cualificado para impartir estas materias que requieren de un conocimiento previo muy profundo. Ni siquiera se exige, como en el caso de las Lengua Extranjera, una formación superior adecuada para impartir el currículo y el dominio de la lengua correspondiente, que en este caso, se debería acreditar con la titulación en Filología Clásica

En el Anexo VI, que hace referencia a la asignación de módulos profesionales del bloque común, en el Módulo de Comunicación y Sociedad incluye todas las lenguas, excepto Latín y Griego. También parece un error. La formación de los filólogos clásicos capacita sobradamente para impartir este Módulo.

En los Anexos III y IV: Los profesores de Griego y Latín deberían recibir la asignación de la materia de Artes escénicas, al menos en la misma medida que los profesores de Lengua Castellana, ya que los profesores de Griego y Latín han recibido formación específica sobre el drama griego y latino, que son el origen de todo el drama occidental.

Desde Portal Clásico suscribimos todos y cada uno de estos puntos, convencidos de que los errores aquí citados pueden suponer un grave problema tanto para el desarrollo de la actividad profesional de los docentes de la latín y griego como para la calidad de las asignaturas relacionadas con las lenguas clásicas.

Comentarios