La Universidad de Ámsterdam devuelve a Italia varias piezas arqueológicas

Sin votos (todavía)

El Museo Allard Pierson y la Universidad de Ámsterdam deciden devolver a Italia una colección de cerámicas de pinturas negras y un ancla robados de un yacimiento submarino frente a las costas de Sicilia.

Sala del Museo Allard Pierson

La costumbre de devolver objetos arqueológicos robados tiempo atrás parece estar extendiéndose por el mundo. Si desde hace unos meses, eran turistas particulares los que estaban devolviendo a la ciudad de Pompeya piezas robadas décadas atrás, en esta ocasión ha sido una institución de la importancia de la Universidad de Ámsterdam la que ha decidido devolver a Italia una serie de objetos que hasta la fecha estaban expuestos en el Museo Allard Pierson. Se trata en concreto de una serie de cerámicas de pinturas negras y un ancla de metal robados de un pecio que se halló en los años sesenta junto al estrecho de Mesina, en las costas de Sicilia. El Museo Allard Pierson compró dichos objetos a un coleccionista privado de origen belga, sin estar muy seguros de cuál era su procedencia.

Tras años de indagaciones, los investigadores han conseguido demostrar que se trata de piezas extraídas de forma ilegal de un yacimiento submarino perteneciente al patrimonio italiano, motivo por el cual, según la legislación internacional vigente, los objetos debían ser devueltos a sus legítimos propietarios. Una curiosa decisión, habida cuenta de que Holanda siempre se ha negado a firmar el tratado de Protección del Patrimonio Cultural Subacuático promovido por la UNESCO desde 2001. Para los diversos gobiernos holandeses, el mar ha de ser considerado una zona libre, tanto en lo que se refiere al comercio como en lo relativo a las excavaciones arqueológicas. La decisión de los responsables de la Universidad de Ámsterdam y el Museo Allard Pierson rompe, por tanto, con una tradición nacional y abre el camino a un posible cambio de actitud en lo referido a la protección de los yacimientos submarinos por parte de Holanda.

Fuente: El País

Comentarios