Sangre de Baco

Marco Aurelio ¿héroe o villano?

Sin votos (todavía)
Rodrigo Puerta | Noticia | 28/09/2014 - 13:17Comenta

estatua ecuestre de Marco Aurelio

Durante mucho tiempo, el emperador Marco Aurelio ha sido una figura muy querida y respetada por la posteridad. Sus contemporáneos no escatimaban en alabanzas y le consideraron un gobernante espléndido. La historia parece habernos legado un hombre cuyos valores y virtudes son dignas de tener en cuenta.

Sin embargo, el pasado 25 de septiembre, el periódico El País publicaba un pequeño artículo –cuyo enlace podéis encontrar al final de la noticia- donde se podía encontrar la reseña de un libro del profesor Augusto Fraschetti, profesor de Historia romana en la Università di Roma La Sapienza y la Universidad de La Sorbona; títulado Marco Aurelio, la miseria de la filosofía (2007), pero del que no hemos podido disfrutar en español hasta este año gracias a Marcial Pons y a la traducción de Javier Arce.

Hay que destacar que la obra en sí está inacabada, pues el autor falleció antes de poder darle los últimos retoques y alguna corrección estilística. Pero se decidió su publicación como homenaje a la trayectoria del profesor italiano.

Lo más llamativo de esta obra, sin duda, es el enfoque; que deja a un lado la benevolencia y la creencia más extendida de una figura positiva del emperador y ofrece al lector un conjunto de citas y notas que apoyan una versión más oscura del protagonista.

Mejor parada sale la figura de Lucio Vero, hermano adoptivo de Marco Aurelio y personaje bastante olvidado que ostentó el coprincipado con él. Según Fraschetti, este cumplió con su deber conduciendo a los ejércitos del imperio contra los Partos, pero a su vuelta, las políticas de Marco Aurelio para contener las amenazas del norte debieron crear disensiones y pasar factura al conjunto del imperio en los siglos venideros.

Los problemas militares y el económicos (íntimamente relacionados) no fueron bien gestionados por las hábiles –según sus contemporáneos y la tradición- manos de Marco Aurelio.

Debemos entonces preguntarnos si el tratamiento positivo que sufrió su figura por parte de sus contemporáneos era una alabanza sincera o si, por otro lado, ocultaba los vicios de un hombre al que el cargo parecía quedarle un poco grande.

De la dura crítica de Fraschetti no se salva ni la obra estoica conocida como Meditaciones, que, trayendo a la memoria las palabras de Carlo Carena, califica como el afán de una búsqueda nunca concluida, la prueba decepcionante de un esfuerzo teórico alejado de la complejidad de la realidad.

Con estas premisas el autor intenta cambiar nuestra concepción del querido emperador y reflejar una figura un tanto más humana y vulgar.

Os recomiendo la lectura de la reseña titulada Demolición de Marco Aurelio que El País y su autor F. Javier Herrero nos ofrece, acercándonos este personaje del siglo II a la actualidad; y os invito a la lectura del libro de Fraschetti. ¿Será una crítica más sin fundamento cuya finalidad era más llamar la atención? ¿O hay algo de verdad en sus palabras?

Hay una cosa que tenemos que tener en cuenta: cualquier personaje antiguo al que juzguemos con los cánones y valores actuales, saldrá mal parado. Debemos hacer una crítica sensata: ser conscientes de la realidad de su época, de los prejuicios y cargas que arrastraban y, en definitiva, de su propia singularidad.

Fuente: El País

Apoteosis del emperador Marco Aurelio en su columna

Comentarios