Un empresario japonés financia la restauración de la pirámide Cestia

Promedio: 5 (1 voto)

Pirámide Cestia antes de su restauraciónLa pirámide Cestia es sin duda una de las construcciones más peculiares de la antigua Roma y uno de los monumentos que más llama la atención de los turistas que visitan la Ciudad Eterna. Fue construida en a finales del siglo I a.C. para albergar la tumba de Cayo Cestio, un noble que en su carrera había alcanzado el rango de pretor y que formaba parte del colegio de los epulones, tal y como indican las inscripciones más antiguas de la construcción. Este monumento es una muestra de la gran influencia que la moda egipcia tuvo en Roma durante el tiempo de gobierno de Augusto, que pese a haber derrotado a Cleopatra VII, última soberana egipcia libre, vio cómo la Urbe se llenaba de construcciones que copiaban modelos de la tierra de los faraones. La tumba de Cayo Cestio fue, por diversas circunstancias, el único de estos monumentos que sobrevivió más o menos inalterado a lo largo de los siglos, posiblemente porque en algún momento indeterminado se instaló la creencia entre el pueblo de que no era otra cosa que la tumba de Remo, hermano del fundador de Roma. Ya en el siglo III, la pirámide quedó integrada en el perímetro de la muralla aureliana.

El paso de los milenios había hecho que la pirámide perdiera lentamente su esplendor original. La humedad y la contaminación habían hecho surgir manchas oscuras en su superficie, al tiempo que todo tipo de plantas echaban raíces entre las junturas de los bloques. Sin embargo, un empresario japonés, Yuzo Yagi, decidió hace unos años financiar por su cuenta la restauración de este singular monumento, de forma que recuperara su aspecto original. Tras haber valorado invertir su fortuna en otros monumentos de la ciudad, Yagi finalmente optó por convertirse en mecenas de la restauración de la pirámide debido a su carácter singular y único en el patrimonio romano. El empresario, que ha amasado su fortuna en el mundo de la moda, ha declarado que esta donación es una manera de devolverle a Italia una parte de lo que este país ha hecho por desarrollar su carrera. Las obras de restauración han durado varios meses, y finalmente el público ya puede disfrutar de los resultados. El aspecto exterior de la pirámide luce de una forma totalmente diferente, habiendo recuperado el brillo del mármol de Carrara original. Las obras también han afectado al interior y a la estructura de la pirámide, pues se han acometido mejoras para eliminar las filtraciones de humedad que estaban deteriorando los materiales del monumento.

Durante la inauguración, el alcalde de Roma, Ignazio Marino, hizo público el profundo agradecimiento de la ciudad con el empresario japonés, al tiempo que señalaba la necesidad de que este tipo de mecenazgos privados crecieran para poder cuidar de forma adecuada el enorme patrimonio que la Urbe atesora.

Fuente: ABC

Pirámide Cestia después de su restauración

Comentarios