Un equipo de arqueólogos trabaja en el puerto de Corinto

Sin votos (todavía)

Restos del puerto de Lequeo

La ciudad de Corinto fue, debido a su inmejorable posición controlando un punto obligado de paso entre el Peloponeso y el continente, una de las ciudades más importantes de la Antigüedad. Convertida en una polis poderosa ya en época arcaica durante las tiranías de Cipselo y Periandro, Corinto amplió su esfera de influencia y pasó a formar parte de la Liga del Peloponeso, comandada por Esparta. Sin embargo, el poderío de esta ciudad no se basó tanto en sus ejércitos como en su potencial comercial, gracias a los dos puertos con los que contaba, uno en mirando hacia oriente y el otro hacia occidente. Los romanos entendieron a la perfección que Corinto era una pieza clave para controlar Grecia, por lo que tras conquistarla, decidieron destruirla. Corinto, sin embargo, volvió a florecer y a convertirse en una próspera ciudad bajo el control de Roma.

En la actualidad, un equipo de arqueólogos griegos y daneses están investigando los restos de uno de los puertos de Corinto, el de Lequeo, que fue destruido por un violento terremoto en el siglo VI d.C. Hoy en día, lo que queda del puerto está hundido bajo las aguas del golfo, por lo que las excavaciones resultan especialmente complejas. Hay, sin embargo, una parte positiva, y es que al estar bajo el mar, las probabilidades de que estos restos hayan sido saqueados son considerablemente menores que si hubieran estado en la tierra, por lo que el equipo de arqueólogos espera hacer grandes hallazgos en sus próximas campañas. Mediante el Proyecto Puerto de Lequeo, la Universidad de Copenhague pretende hacer una reconstrucción digital de los restos del puerto al tiempo que se excavan algunas de sus zonas. Por el momento, y gracias a las nuevas tecnologías, han conseguido reconstruir tres muelles, un rompeolas y varias dársenas, constatando la riqueza y la importancia de este puerto. Aunque el objetivo a largo plazo es conseguir una reconstrucción del puerto en sus diversas épocas, esta última campaña se ha centrado en los restos más superficiales, correspondientes a la época bizantina.

Fuente: National Geographic

Comentarios