Diez lecturas clásicas para este verano

El verano es para la mayoría un tiempo en el que el ocio se impone a la rutina laboral de la vida cotidiana. Un tiempo en el que los días son más largos, el clima nos permite pasar largas horas tumbados al aire libre o dar interminables paseos. Un tiempo, en definitiva, para dedicarnos a nosotros mismos. ¿Qué mejor manera de llenar el periodo estival que con buenas y enriquecedoras lecturas? El verano pude ser el momento idóneo para ponernos al día en nuestras lecturas atrasadas, para entregarnos al disfrute de esas obras que llevan meses en nuestra estantería pero que nunca hemos tenido tiempo de abordar. Desde Portal Clásico, os ofrecemos una lista de diez títulos, diez recomendaciones que harán vuestro verano un poco más griego y romano.

Yo, Claudio1- “Yo, Claudio” de Robert Graves
Un clásico de la novela histórica que todo amante de la Cultura Clásica debe conocer. Una novela que, desde su publicación hace ya varias décadas, ha abierto las puertas a decenas de generaciones hacia la fascinación por la Roma del Principado. Narrada con la maestría singular de Robert Graves, esta novela da voz al anciano emperador Claudio en los días que preceden a su muerte. El viejo emperador se dispone a contar sus memorias, desde sus orígenes como niño tímido y lisiado en época de Augusto, hasta su llegada al trono imperial, pasando por los turbulentos reinados de Tiberio y Calígula. “Yo, Claudio” es, sin duda, una de los mejores caminos para adentrarse en el apasionante mundo de la corte imperial de los Julio-Claudios.

El silbido del arquero2- “El silbido del arquero”, de Irene Vallejo
Una novela de reciente aparición en nuestras librerías, escrita por una joven autora que, tras varios años llevando a la prensa aragonesa la divulgación del mundo clásico, se atreve por primera vez con la novela histórica. “El silbido del arquero” es una novela coral en la que se da voz a los protagonistas de la Eneida de la Virgilio, de forma que son los propios Eneas y Dido los que nos cuentan su inmortal historia de amor. Por otro lado, es el propio Virgilio el que toma la palabra para contarnos el proceso de creación del poema. Un nuevo acercamiento a la épica virgiliana, desde el punto de vista de una autora que ha hecho del amor por la Cultura Clásica un modo de vida.

Los olvidados de Roma3- “Los olvidados de Roma” de Robert C. Knapp
Mientras los historiadores dedicados a la Antigüedad han prestado atención de forma tradicional a las grandes figuras y su mundo aristocrático, Knapp se vuelve hacia los estratos más bajos de la sociedad romana, aquellos que, por su nulo poder e influencia, apenas dejaron restos en las fuentes. Por las páginas de esta libro desfilan los personajes marginales de la historia der Roma: los mendigos, las prostitutas, los ladrones, los gladiadores, los esclavos. El autor les sitúa en el lugar que se merecen, como protagonistas de las infinitas historias que tan a menudo los investigadores olvidan. Ellos, los olvidados, fueron la esencia, el núcleo de Roma durante milenios, con vidas a menudo tan apasionantes como las de los grandes emperadores y generales.

Julio César4- “Julio César”, de Luciano Canfora
El historiador italiano Luciano Canfora es a día de hoy una de las voces más autorizadas en el campo de la Historia Antigua. Gran conocedor de los textos antiguos, muchos de los cuales ha traducido, editado y comentado, Canfora ha alcanzado un conocimiento de la época clásica tan profundo como reflexivo. Su biografía de Julio César es un estudio fundamental para conocer a fondo al personaje, sus pasiones, sus orígenes y, ante todo, su labor política. Canfora, familiarizado como pocos con los textos antiguos, penetra en la psicología del general, del marido, del amante y del político, y llega a conclusiones novedosas y fascinantes. Una obra que, además, está escrita de forma amena, haciéndola accesible a todos los lectores, especializados y no especializados.

Aretes de Esparta5- “Aretes de Esparta”, de Lluis Prats
En esta novela, el autor da la voz a Aretes, una anciana espartana que, en el umbral de la muerte, narra su vida a su nieta pequeña. Aretes cuenta su infancia en la aldea espartana de Amiclas, una infancia marcada por las intrigas y enfrentamientos que precedieron al estallido de las Guerras Médicas. Como hija de uno de los “iguales”, la aristocracia espartana, Aretes tuvo acceso a una educación femenina dura y estricta en la que aprendió a amar a su patria por encima de todas las cosas. La madurez de Aretes está marcada por la guerra contra los persas, la tensa paz que siguió a este enfrentamiento y el estallido final del conflicto contra Atenas en la conocida como Guerra del Peloponeso. Una novela que permite al lector ver la Esparta clásica desde un punto de vista novedoso, el de sus mujeres.

La canción de Aquiles6- “La canción de Aquiles”, de Madeline Miller
Una aproximación novelada al mítico personaje de Aquiles, desde el particular punto de vista de Madeline Miller. Un Aquiles poderoso, orgulloso y altivo ya desde su infancia como príncipe de Ftía, pero también tierno y compasivo en determinados momentos. Una historia que alterna la guerra y el conflicto con la pasión amorosa que unió al héroe con su compañero Patroclo. Un delicioso recorrido por las diversas etapas de la vida del héroe aqueo, desde su formación junto a Quirón hasta las murallas de Troya, lugar en el que aguardaba a Aquiles su aciago destino: una muerte temprana, y una gloria inmortal.

El primer hombre de Roma7- “El primer hombre de Roma”, de Colleen McCullough
La recientemente fallecida autora australiana Colleen McCullough firmó una de las pocas novelas históricas que aborda el apasionante periodo de Mario y Sila. Un periodo complejo para los escritores de novela histórica, debido a la escasez de fuentes literarias originales con las que contamos para reconstruir este periodo. “El primer hombre de Roma” se centra en las vidas de dos personajes antagónicos, a los que la política convierte en aliados primero y en enemigos mortales después. Por un lado, el gran Cayo Mario, siete veces cónsul y reformador del ejército romano. Por otro, Lucio Cornelio Sila, un aristócrata arruinado que comienza su camino hacia la gloria. Una novela, en definitiva, que hará las delicias de los amantes del género.

El asno de oro8- “El asno de oro”, de Apuleyo
Además de los géneros elevados, como la épica o la tragedia, los antiguos romanos y griegos también disfrutaron de la narrativa ligera como medio para llenar su tiempo de ocio. Por desgracia, el paso del tiempo nos ha hecho perder la mayor parte de estas novelas antiguas, dejándonos sólo algunas. Por fortuna, lo que nos ha quedado es un pequeño tesoro, que tiene en “El asno de oro” de Apuleyo su mejor representante. Cuenta la historia del joven Lucio, que por su curiosidad acaba convertido en burro por las mañas artes de una hechicera. Lucio comienza un largo peregrinar para recuperar su forma humana, pasando de amo en amo como siglos después haría nuestro Lazarillo de Tormes, que tanto debe a Apuleyo. Una lectura amena, llena de momentos tiernos y momentos hilarantes, para disfrutar en el tiempo de estío.

La Atenas de Pericles9- “La Atenas de Pericles”, de C.M Bowra
Un clásico de la divulgación histórica, “La Atenas de Pericles” aborda de una forma amena, clara y concisa la época clásica de la polis más importante de la Grecia antigua. De la mano del autor, recorremos los diversos aspectos que hicieron de la Atenas del siglo V a.C. un lugar único en la historia, en el que coexistieron hombres de la talla de Pericles, Sócrates, Hérodoto, Sófocles y Aristófanes. Una lectura breve que ha hecho las delicias de varias generaciones de amantes de Grecia. Una obra de divulgación fundamental que varias décadas después de su publicación aún no ha sido superada.

Según Natura10- “Según Natura. La bisexualidad en el Mundo Antiguo”, de Eva Cantarella
La profesora italiana Eva Cantarella se ha convertido en las últimas décadas en una de las más conocidas especialistas en la vida privada de griegos y romanos. En esta obra nos acerca a uno de los aspectos más fascinantes de esta vida privada: la sexualidad. Usando ejemplos de las fuentes literarias y arqueológicas, Cantarella trata de reconstruir el modo en el que griegos y romanos entendían la sexualidad, su libertad y sus límites. Una interesante lectura para cobrar conciencia de las diferencias y las similitudes que nos acercan y nos alejan de nuestros antepasados clásicos.


Comentarios