El pecio de Bou Ferrer declarado Bien de Interés Cultural

Sin votos (todavía)

El pecio de Bou FerrerEn Portal Clásico hemos informado a menudo acerca de los importantes avances que la Arqueología subacuática está consiguiendo en las costas de España. Mientras las excavaciones en tierra cada vez encuentran más dificultades de financiación y realización, las que tienen lugar bajo las aguas cada vez encuentran una mayor aceptación entre las instituciones públicas y los aficionados en general. La arqueología subacuática es una actividad perfecta para lanzar el turismo en las zonas de costa, pues reúne tanto la experiencia del deporte como elementos culturales, dos factores que rara vez coinciden y que un número cada vez mayor de turistas demandan. Por este motivo, no son pocas las localidades costeras que han apostado por potenciar esta actividad, facilitando la apertura de escuelas de buceo, así como de instituciones de investigación arqueológica que exploren el patrimonio oculto bajo las olas. Proyectos como el lanzado en Isla Grosa son una muestra del creciente interés por la arqueología subacuática en España.

Un nuevo paso en la consolidación del patrimonio submarino se dio la pasada semana cuando la Generalitat de Valencia tomó la decisión de declarar como Bien de Interés Cultural el conocido pecio de Bou Ferrer, hallado en 1999 frente a las costas de Vila Joiosa, en la provincia de Alicante. Este pecio es hasta el momento el mayor barco romano en proceso de excavación de todo el mediterráneo, una joya que puede aportar una gran cantidad de información acerca de la navegación y el comercio en época clásica. El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha declarado a los medios que la consideración del pecio de Bou Ferrer como Bien de Interés Cultural forma parte de un proyecto más amplio y ambicioso que pretende poner en valor los tesoros ocultos en las costas de la región, un patriomonio único que puede suponer una alternativa al turismo de sol y playa que, en los últimos años, ha mostrado indudables señales de agotamiento. El excelente estado de conservación de la nave y de su cargamento, un número de ánforas aún sin determinar, ha permitido que se realicen numerosas visitas guiadas para buceadores de todo el mundo, en una experiencia pionera que ya ha llamado la atención de numerosos aficionados interesados en participar de este tipo de actividades. En paralelo a la promoción del pecio, Alberto Fabra ha puesto de relieve la importancia del Museo Arqueológico de Vila Joiosa, un centro que almacenará y mostrará a los visitantes todos los hallazgos realizados en la zona. este museo, que hasta el momento ha sido dotado con más de cuatro millones de euros de presupuesto, contará, además de las salas de exposición, con laboratorios donde los científicos podrán estudiar y trabajar con las piezas rescatadas del mar.

Fuente: El Mundo

Comentarios