Un acto vandálico acaba con uno de los principales mosaicos de Écija

Promedio: 4 (1 voto)

Lugar dañado en el yacimiento de El PicaderoSi hace pocas semanas informábamos de los espectaculares hallazgos que los arqueólogos estaban realizando en el yacimiento arqueológico de El Picadero, en Écija, unos hallazgos que llevaron a algún especialista a hablar de este enclave como la "Pompeya española", los primeros días de este mes de marzo nos traen la confirmación de que este enclave se parece a la ciudad del Vesubio también en su aspecto negativo. Pompeya, amenazada de ruina por el descuido, los expolios y las malas políticas de las autoridades italianas, ha sufrido en los últimos años varias amenazas de la UNESCO de retirar su protección y sus fondos si la situación no cambiaba. Parece ser que Écija va por el mismo camino. Durante la noche del nueve de marzo, una persona o grupo de personas de identidad desconocida penetraron en el yacimiento con el único fin de destrozar los restos allí encontrados. Además de dañar seriamente un impluvium de una casa romana y una tumba de época islámica, los vándalos han causado destrozos irreparables en uno de los mosaicos más valiosos que albergaba este yacimientom con la representación de un viejo sileno y un joven seguidor de Baco. Este mosaico, conocido como "de la doble cara", era una pieza que sólo se podía comparar con otras tres repartidas por toda Europa, y la única en su estilo encontrada en la Península Ibérica. Los asaltantes arrancaron las teselas y las pulverizaron, de forma que no pudieran ser restauradas posteriormente. El móvil del robo ha quedado completamente descartado, pues los asaltantes no se llevaron nada de material. este hecho es lo que ha desconcertado más a las autoridades, pues parece ser que la única finalidad del crimen era la destrucción pura y simple, sin motivación económica ninguna. La policía investiga en estos momentos las imágenes de las cámaras de seguridad para tratar de averiguar la identidad del criminal o criminales que han perpetrado estos actos, sin que haya trascendido hasta el momento en qué punto se encuentran las pesquisas.

Tal y como ha informado a la prensa el arqueólogo Sergio García Dils, el ataque al yacimiento de El Picadero no puede ser tratado como un simple acto vandálico, sino como un atentado contra el patrimonio común de la Humanidad, habida cuenta de la importancia de los hallazgos que en este enclave se habían realizado y el eco que habían tenido a nivel internacional. Un indicio del ensañamiento con el que actuaron los criminales es el hecho de que los huesos de la tumba islámica dañada hayan sido esparcidos por todo el yacimiento, en un intento premeditado de causar el máximo daño posible.

Por desgracia, a pesar de un cierto endurecimiento en los últimos años, las leyes españolas son muy generosas con este tipo de crimen. En lugar de ser considerados como atentados contra el patrimonio común, estos destrozos en ocasiones se saldan con condenas por vandalismo y son sancionados con leves multas económicas. Multas que, por supuesto, suponen una irrisoria compensación por la pérdida de objetos y estructuras que tienen un precio incalculable, tanto desde el punto de vista económico como sentimental. Mientras el mundo asistía con horror a los ataques a yacimientos como el de Nimrod o la capital del Imperio parto a manos del Estado Islámico, España ha demostrado una vez más que puede competir en maldad y capacidad de destrucción con los bárbaros de cualquier punto del mundo.

Fuente: El Correo de Andalucía

Mosaico de la doble cara, visiblemente dañado

Comentarios