El proyecto "Construyendo Tartesos" se alza con el I Premio Nacional de Arqueología y Paleontología

Sin votos (todavía)
Luis Manuel López | Noticia | 18/11/2018 - 16:58Comenta

Yacimiento de Casas del Turuñuelo

El Premio Nacional de Arqueología y Paleontología fue concebido por la Fundación Palarq como un medio para impulsar las investigaciones de arqueólogos y paleontólogos españoles que trabajen en nuestras fronteras y en países extranjeros. En un campo tan afectado por la precariedad y la escasez de fondos, tanto privados como públicos, la Fundación Palarq quiso dotar de 80.000 euros al proyecto más interesante que se presentara al concurso, con el compromiso de que el premio debía invertirse de forma íntegra en el desarrollo de dicho proyecto.

En total se presentaron veinticinco candidaturas de muy diversas características, que incluían tanto proyectos en España como en el extranjero. Algunas, como la presentada por el profesor Manuel Domínguez Rodríguez, abordaba el estudio de la prehistoria más remota en excavaciones en la región de Oldubai, Tanzania, mientras otras, como la defendida por el profesor Miquel Molist profundizar en nuestro conocimiento sobre los orígenes de la ganadería y la agricultura con excavaciones en Iraq. Neandertales, edad del bronce peninsular, campos de batalla romanos… El jurado tuvo ante sí la inmensa tarea de elegir entre una lista de proyectos de enorme calidad que demuestran que la arqueología española, pese a las dificultades, continúa muy viva y con unas cotas de exigencia muy elevadas.

Tras muchas deliberaciones, fue finalmente el proyecto “Construyendo Tartesos”, dirigido por Sebastián Celestino Pérez, del CSIC, quien se alzó con el galardón y quien contará con los 80.000 euros de financiación. Tanto el jurado como el presidente y fundador de Palarq, Antonio Gallardo Ballart, han puesto de relieve la importancia de los trabajos realizados por este equipo para acercar a la realidad una civilización que continúa envuelta en las brumas del mito y de la que se sabe relativamente poco desde el punto de vista histórico. En concreto, han excavado en Casas del Turuñuelo, en el valle extremeño del Guadiana, un yacimiento en el que ha aparecido el edificio protohistórico mejor conservado de Europa y el Mediterráneo. En él se han podido investigar los sistemas de construcción de los antiguos tartesios, así como los materiales y otros aspectos técnicos. Además, se han documentado elementos rituales, como los restos de cincuenta y dos caballos sacrificados en una misma ceremonia de la que sabemos muy poco por la ausencia de fuentes escritas.

El premio será entregado en una ceremonia en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid que contará con numerosas personalidades de la cultura.

Comentarios