Encuentran miles de piezas arqueológicas en un almacén abandonado de Lorca

Sin votos (todavía)
Luis Manuel López | Noticia | 3/02/2019 - 19:09Comenta

El interior del almacen de Lorca donde se han encontrado las miles de piezas arqueológicas

La labor de las empresas privadas en el campo de la arqueología ha sufrido abundantes vaivenes en las últimas décadas. Cuando las arcas públicas han estado llenas, los fondos han fluido hasta este tipo de empresas a las que se ha encargado la excavación y acondicionamiento de diversos yacimientos en todo el territorio. En estos tiempos de bonanza las leyes incluso han favorecido la actuación de este tipo de empresas, ya que se durante muchos años se estableció que cualquier trabajo de construcción debía contar con la presencia de un arqueólogo y que cualquier hallazgo sospechoso de ser de interés cultural supondría la inmediata detección de las obras. Sin embargo, cuando se terminó la época de crecimiento económico, los poderes públicos dejaron de dedicar parte de sus presupuestos a los trabajos arqueológicos y las leyes se hicieron más flexibles para que las constructoras pudieran realizar sus labores sin supervisión de profesionales del patrimonio. Muchas empresas privadas de arqueología quebraron ante esta nueva coyuntura, teniendo que dejar sus proyectos a medias y, en demasiadas ocasiones, sin tener tiempo para tratar de forma adecuada los restos encontrados.

Es este el contexto en el que debemos explicar el hallazgo en una nave industrial de Lorca, Murcia, de más de ochenta mil piezas arqueológicas por parte de la unidad de protección del patrimonio de la región de Murcia. La operación Vassan lleva varios meses detrás de la pista de esta nave industrial abandonada y hoy en manos de un banco, tratando de indagar quiénes eran sus anteriores propietarios y de lograr los permisos pertinentes para poder entrar en ella e inspeccionar sus contenidos.

Una vez se concluyó la investigación y se logró que el banco accediera a dar los permisos de entrada, los agentes se personaron en el interior de la nave, donde encontraron una colección de más ochenta mil piezas de diversos tipos: huesos, cerámicas, monedas, objetos metálicos… El material estaba repartido en bolsas de plástico y dispuesto sobre tableros y mesas, como si la actividad de catalogación hubiera terminado de forma abrupta y repentina, sin dar tiempo a los profesionales a recoger y embalar las piezas adecuadamente. Todo el material fue requisado y puesto en manos de expertos para ser catalogado y evaluado.

Los arqueólogos que han tenido acceso a las piezas han concluido que pueden datarse en un amplio espectro cronológico, desde la Edad del Cobre hasta incluso época contemporánea. Aunque no ha podido precisarse el origen de cada una de las piezas, o al menos no ha trascendido, todo apunta a que su origen está en diversos yacimientos de la propia región de Murcia. Todo el material ha quedado en manos de las autoridades, que las almacenarán hasta que se encuentre un uso mejor para él. Un triste final para unas piezas que podrían haber dado una enorme cantidad de información a los historiadores de haber sido tratadas de forma adecuada.

Fuente: La Verdad

Comentarios