Valencia decide enterrar parte de sus ruinas romanas

Sin votos (todavía)
Luis Manuel López | Noticia | 27/01/2019 - 17:20Comenta

La plaza del Salvador de Valencia con las ruinas romanas cubiertas

Hace veinte años arrancó en Valencia un proyecto de construcción de una casa oficial para el president de Les Corts en la calle del Salvador. Pero, como suele suceder en los cascos históricos de las ciudades con siglos o milenios de historia a sus espaldas, esta calle valenciana ocultaba una sorpresa: unas ruinas romanas que databan de los orígenes de Valencia. Las obras se detuvieron tal y como marcaba la ley, y los arqueólogos comenzaron a hacer su trabajo. Los especialistas determinaron que se trataba de un conjunto de ruinas de edificios públicos y privados que habían estado situados junto a la Vía Augusta, el camino que unía el levante hispano con el sur de la Galia y desde ahí con Italia y la propia Roma.

El entusiasmo original por haber encontrado un vestigio de tanta antigüedad fue pronto sofocado por los muchos problemas que siguieron al hallazgo. Los políticos no se ponían de acuerdo en qué hacer con este solar, ni en cómo recuperarlo, ni en cómo dotar a los trabajos de la financiación necesaria para unas obras de esta envergadura. Poco a poco el solar fue quedando abandonado, y ni las administraciones municipales ni las autonómicas, ni las estatales se hicieron cargo de él de forma adecuada.

Fueron los vecinos quienes se pusieron manos a la obra y, por medio de la Asociación de Vecinos Plaza del Salvador, hicieron varias propuestas a los gobiernos, todas las cuales fueron ignoradas o rechazadas. La llegada de nuevos dirigentes tras décadas de instituciones controladas por el PP pareció cambiar las cosas. Los nuevos responsables de patrimonio de Valencia escucharon a los vecinos y prometieron invertir el dinero necesario para sacar adelante un proyecto que acondicionara los restos romanos.

Finalmente, todo quedó en una promesa. Los arqueólogos finalizaron sus trabajos de excavación, pero los poderes públicos se mostraron incapaces de sacar adelante una idea para conservar aquellas ruinas en pleno corazón de la ciudad. Para evitar que éstas se degraden y continúen estando a merced de las inclemencias del tiempo, han optado por la solución más drástica: volver a cubrirlos. El cubrimiento se ha realizado de forma profesional, con una primera capa de tela geotextil ,empleada en este tipo de labores, sobre la que se ha depositado otra capa con toneladas de arena y otros materiales.

De este modo, el yacimiento arqueológico de la calle del Salvador ha quedado oculto a la espera de que nuevas generaciones o nuevos políticos con ganas y medios puedan volver a sacarlo a la luz y exponerlo al público del forma adecuada. Un paso atrás en la recuperación del patrimonio de la Valencia romana.

Fuente: Valencia Plaza
Foto: Kike Taberner

Comentarios