Roma Oscura

Tres submarinistas intentan sustraer restos del pecio de Mazarrón

Sin votos (todavía)

Un arqueólogo trabajando en el pecio de MazarrónEn los últimos meses, en Portal Clásico hemos informado del gran auge que la arqueología subacuática está viviendo en nuestro país, así como de los numerosos proyectos que, relacionados con esta disciplina, están surgiendo en numerosos municipios de las costas españolas como complemento a un modelo turístico tradicional que se agota lentamente. Sin embargo, este desarrollo no se está realizando en paralelo a una campaña de concienciación de la población respecto a la importancia del respeto al patrimonio arqueológico. La falta de conocimiento, la codicia y la necesidad empujan a numerosas personas a convertirse en expoliadores, algunas veces de forma profesional, otras como forma de pasatiempo supuestamente inofensivo que ha llegado incluso a ser alentad por determinada prensa . Pese a los esfuerzos realizados por el Seprona, todavía son muchas las piezas expoliadas en nuestro país y vendidas en el mercado negro, piezas que, al ser extraídas de su contexto de forma no profesional, pierden casi todo su valor como documento histórico.
Un intento frustrado de expolio arqueológico tuvo lugar la pasada semana, cuando tres submarinistas fueron sorprendidos por los vecinos de la localidad de Mazarrón realizando una inmersión en la zona del famoso pecio fenicio que recibe el nombre de este municipio murciano. El Seprona actuó de inmediato, acudiendo al lugar y ordenando a los submarinistas que salieran del agua. Los tres detenidos eran de nacionalidad ucraniana, y portaban con ellos, además de sus equipos completos de buceo, dos detectores de metales y algunas piezas que ya habían logrado sustraer del pecio. Los agentes del Seprona cursaron la denuncia correspondiente contra los tres supuestos expoliadores, que quedaron libres a la espera de recibir la sanción correspondiente. Una sanción que, sospechamos, no será muy gravosa habida cuenta de la permisividad que las leyes españolas demuestran a la hora de castigar este tipo de delitos. Por fortuna, la rápida intervención de los vecinos de Mazarrón y la profesionalidad de los agentes del Seprona evitaron que los tres submarinistas causaran daños mayores. Queda, sin embargo, de manifiesto que la protección de los yacimientos submarinos en España continúa siendo deficiente.

Fuente: El Economista

Comentarios